lunes, 14 de octubre de 2013

INTENSO FIN DE SEMANA DEL PILAR EN MADRID



 Así ha sido, intenso, muy intenso el fin de semana vivido en Madrid junto a Irene disfrutando e incluso participando del triplete teatral que programamos sobre la marcha.
Teníamos intención -y entradas para el domingo- para ver por segunda vez el musical “El Rey León” que tantísimo nos gustó allá por el mes de Mayo. Al coincidir dos días seguidos de fiesta, decidimos aprovechar para ver algún otro espectáculo.
Tras apearnos del AVE en Chamartín, dejamos nuestros equipajes en el hotel elegido y con la seguridad que da el saberse manejar vía metro, moviéndonos por la gran “Ubre”, allá que nos adentramos en las entrañas del horadado Madrid y como unas habituales más, nos desplazamos por las diferentes estaciones que nos llevaban a las taquillas de los teatros seleccionados con el navegador del móvil.
Así antes de comer adquirimos localidades para ver a Mayumaná y después de reponer fuerzas en un conocido local de la Gran Vía, volvimos al subsuelo madrileño para acercarnos al “Nuevo Teatro Alcalá”, lugar donde veríamos el primero de los dos espectáculos de la tarde: “Campanadas de boda” con la compañía “La Cubana”. 
Muchas flores en la entrada y una gran tarta nupcial adornaban la fachada del teatro, el Jol y las escaleras, preparando el ánimo para ver un gran espectáculo; dos horas y media de representación teatral; la primera y media de las cuales estoy por decir que casi nos aburrimos. Salvo algún que otro “puntillo” de gracejo, ni nosotras, ni el resto del teatro –por los escasísimos o nulos aplausos en los cambios de situación- parecíamos cumplir con el objetivo: divertir ellos y divertirnos nosotros.
Las actrices en todo momento trataron de disfrazar –con diferente éxito- su natural acento catalán para “amadrileñar” la pronunciación que requerían los distintos personajes. Los diálogos faltos de chispa me hacían pensar que quizás debimos haber elegido otra obra.
Un personaje –supuestamente de Valladolid-; era una dama vieja y gritona, poco apreciada por su familia que vestía “Teja y mantilla”; aunque de haberse informado bien, hubiera sabido que aquí la teja está en los tejados, y para la mantilla, utilizamos “peineta”.
Afortunadamente la última hora fue intensa en el escenario, palcos y patio de butacas; donde los espectadores fuimos parte activa de la trama interactuando unos y otros en la misma historia.
El teatro casi mágicamente se transforma en un local de celebraciones y el bodorrio que a gritos –demasiados gritos- planteaban en escena desde el primer minuto, se celebró teniendo como invitados a todos los “butacapagantes”.
No busquéis mi foto entre éstas porque no me la hice –aunque si me puse pamela- y participé del espectáculo en la medida en que me lo pidió el momento, aunque después, mi pamela y mi divertimento se quedaron allí y en mi propia y privada cámara de fotos.
Al salir del teatro, Irene y yo comentamos el resultado con paso apresurado para volver al metro y en él al “Nuevo teatro Apolo”.
Antes de entrar, una cenita rápida y desde las diez de la noche, poco más de una hora que se pasa en un suspiro estuvimos embobadas contemplando al mencionado grupo “Mayumaná” que celebrando los quince años en escena presentaba “Racconto”. 
Este grupo cuya creación no conoce límites extrayendo ritmo combinado con luces; inconfundible en instrumentación creando percusiones y coreografías únicas; interactuando con el sorprendido público grabando y proyectando en directo imágenes que en pocos minutos formaban parte del propio espectáculo. Geniales.
Salimos del teatro pletóricas y felices de poder compartir los mismos gustos y disfrutar de ellos.
El domingo también fue intenso en emociones, sobre todo cuando a las seis de la tarde volvió a alzarse el telón del teatro “Lope de Vega” para empaparnos por segunda con la representación del musical “El Rey León”.
Esta era la segunda, pero salimos convencidas de que no será la última vez que veamos este grandioso espectáculo. Sólo esperamos que a la próxima nos acompañe Lucía; aún demasiado pequeña en estos momentos.
Gran fin de semana en la capital  que repetiremos en cuanto nos sea posible.

2 comentarios:

María dijo...

Vayaaaa...
Casi que me he puesto nerviosa de tanta representación...
¿Te decepcionó La Cubana? Pues es una lástima, yo hace mucho que no veo nada de ellos, pero me fío de tu criterio y lo siento.
¡¡Mayumaná!! Lo vimos hace no mucho en el teatro Falla de Cádiz y la verdad es que salimos los dos pletóricos. Sí.
De "El Rey León" no tengo ni idea, creí que era solo para niños y no soy yo muy de chiquillos.
Lo que me alegra mucho mucho es que viváis la vida así, de veras.
Esta experiencia tuya me anima más de lo que te puedas imaginar.
Besos y a seguir comiéndote la vida.

Marisa Pérez Muñoz dijo...

Lo de La Cubana es que quizás no es el estilo de humor que más me gusta, aunque la comedia ya se sabe que no son historias con demasiado "fundamento".
Mayumaná ya lo había visto hace años aquí y me encantó volver a verlos.
Del Rey León no creas que en el teatro había demasiados niños ninguna de las dos veces que lo vimos, Pero es tan genial la musica y la puesta en escena que merece la pena verlo si o si.

Me alegra que te alegre mi alegria; sabes que es recíproco.

Besotes enormes

BIENVENIDOS...

... A este Blog creado para difundir noticias e historias de mi pueblo. Espero que encontréis aquí lo que andabais buscando. Si no es así y creéis que puedo ayudaros a conseguirlo, dejad la pregunta en un comentario, y a la mayor brevedad será atendido. Gracias por venir.