miércoles, 19 de diciembre de 2012

¿FIN DEL MUNDO EL 21 DEL 12? ¡¡QUIÁ!!



¿FIN DEL MUNDO EL 21 DEL 12? ¡¡QUIÁ!!

Según “Los Mayas” –parientes de una abejita muy simpática- el fin del mundo será el 21 del 12, es decir, dentro de un par de días.
No creo en semejante memez, y como de ser cierto, tampoco nadie podría decirme “te lo advertí”; ejerzo una vez más mi derecho a expresar libremente lo que me sale de la punta del boli.

Otros muchos ya predijeron el fin del mundo con milenios de anticipación y aquí seguimos día a día destrozando el globo terráqueo y sus aledaños nosotros solitos.
Ni “Los Amaya”, (ni Los Chunguitos); ni Nostradamus (ni no nos tradamus); ni san Nosecuantos acertaron. Este “predictor” no va a ser “El listo” que acierte que un día antes de que me toque la lotería vayan a desaparecer los bombos.

Estoy convencida que el fin del mundo nos llegará a cada uno cuando el destino tenga escrito que hinquemos el pico; ese día que llaman de las alabanzas, cuando nuestros congéneres se deshagan en halagos proclamando a voz en grito lo buenos que fuimos; aunque muchos de ellos se hayan pasado la vida poniéndonos a parir –sin que tengamos estado de preñez-; otros pocos irán por cumplir y otros –afortunadamente los más- (espero) irán a acompañar a nuestros deudos cargados de cariño para enjugar sus lágrimas por la pena de habernos perdido.

La otra noche antes de caer en brazos de Morfeo, en “Hablar por hablar” escuché una pregunta: ¿Qué harías si supieras que verdaderamente el mundo acabará en dos días?
Pues bien, ya no queda tiempo material para hacer muchas de las cosas que quizás dejé sin hacer por falta de tiempo, valentía o dinero (sobre todo por falta de este poderoso caballero) y como esto ya no tendría arreglo de aquí al viernes; en vez de contar ovejas, me puse a reflexionar sobre mis 55 años de vida y qué cambiaría de lo que hice durante ellos –si pudiera-.

Seguramente me arrepentí de alguna cosa que hice –o no hice- pero en general volvería a repetir demasiadas cosas.


Me hubiera gustado reír un poco más cada día, porque aunque he reído –y río- mucho, la risa es lo menos aburrido y gratis de que dispone el ser humano, pero reír “con”, no reírse “de”, porque eso sería guasearse y la guasa burlesca y ofensiva no va con mi forma de ver la vida… siempre y cuando el guaseable sea merecedor de respeto; que algunos se merecen que les conozcan por el “sobrenombre” y no por su nombre y apellido.

Desde hace años miro a la vida de frente porque dejé de callar lo que pensaba para “acatar” lo que viniera, cuando con el tiempo me di cuenta que nadie apreciaba mi “sacrificio”, con lo cual, empecé a opinar cuando me parece oportuno lo que me sale del alma -lamentablemente con excepciones notables- que son justo las que siempre dicen que no me callo ni debajo del agua… Paradojas de mi vida.

Sin entrar en lo inevitable de perder en el camino seres muy queridos que por ley de vida o azares del destino se fueron marchando y eso por desgracia no podría hacer nada por evitarlo; sin entrar en reflexiones de “si hubiera cogido este camino en vez de este” porque el destino finalmente es lo que es y ya estaba Morfeo impaciente por tomarme en sus brazos.
Soñé que mi vida es maravillosa, no me dolía nada, se me había pasado este gripazo, no me faltaba nadie; los que me sobraban no estaban y el mundo era feliz… Luego me desperté.

Como la vida no es sueño (por mucho que lo dijera el fundador de unos de los mejores teatros de Valladolid: Calderón de la Barca), voy a seguir en mi realidad y me quedo con lo mucho de bueno que me regaló la vida. Olvidaré lo malo y procuraré seguir siendo como soy porque la verdad, ¡¡Me gusto más yo!!

4 comentarios:

María A. Marín dijo...

¡Buen plan el tuyo!
Hoy es 20, mañana 21, pasado 22... ¿quién me garantiza que dentro de un rato me levantaré del ordenador y no caeré fulminada por un rayo justiciero?
Seguiré siendo la misma si sobrevivo, pero seguramente con muy buenas intenciones y buenos propósitos.

Marisa Pérez Muñoz dijo...

Pues entonces no cambiará nada María, porque buenas intenciones y buenos propósitos los tenemos cada día; y quien no lo haga así, peor para él.

Abrazos guapa y besitos a Manuel

MARISA dijo...

Una publicación muy buena, Marisa!!! ME ha encantado!! Sigues escribiendo muy bien y coincidimos en muchas cosas...Yo soy de tu misma opinión y también pienso que el fin de nuestros días no está escrito aunque todos los seres humanos lo estamos haciendo a medida que sigamos no cuidando nuestro planeta...algo muy triste pero muy cierto.
Espero pasarme más amenudo por tu blog porque escribes sobre temas muy interesantes y candentes en los que me gustaría participar más.

UN SALUDO Y UN BESO DESDE CÁDIZ!!!

Marisa Pérez Muñoz dijo...

Gracias una vez mas por tus comentarios tan asiduos como puedes y tan bien recibidos siempre.

Abrazos guapa

BIENVENIDOS...

... A este Blog creado para difundir noticias e historias de mi pueblo. Espero que encontréis aquí lo que andabais buscando. Si no es así y creéis que puedo ayudaros a conseguirlo, dejad la pregunta en un comentario, y a la mayor brevedad será atendido. Gracias por venir.