viernes, 22 de septiembre de 2017

VERANO DEL 2017



VERANO DEL 2017     20-09-2017    
         
Ante la sequía informativa de mi Blog, me habéis preguntado la razón y me gustaría deciros, que efectivamente voy seguir compartiendo como siempre sentimientos, pero son tantos y tan variados, que voy a hacerlo “por entregas” para no cansaros del tirón y cansaros poquito a poco.
Me siento afortunada por muchas cosas, y una de ellas es saber que algunos esperáis que mi Blog “Alaejos y sus cosas” se reactive. Otros incluso queréis que publique algo nuevo en “El rincón de mis poesías”. Tranquilos que aquí estoy con más ganas que nunca y tan ilusionada –o más- que siempre.

Primera entrega…

Este del 2017 ha sido un verano un tanto atípico. Apenas le quedaban unos días para asomar y ya el calor se convertía en la primera ola insoportable, seguida de varias más que han vaciado los pantanos en sequía brutal, al mismo tiempo que lluvias torrenciales en otras partes de nuestro país, destrozaban propiedades y arruinaban paisajes en riadas que arrasaron pueblos, cultivos y vidas.
De la misma forma lo hacían los incendios que azotaban sin tregua; quemaban grandes extensiones de cultura y vegetación llevándose vidas humanas de manera horrible,  alternándose cuando el fuego se extinguía, con días casi invernales, seguidos de un día para otro de la siguiente ola de calor.
No se ponían de acuerdo las fuertes lluvias para llenar pantanos ni para ayudar a apagar los fuegos que intencionadamente o por rayos secos iban calcinando el esfuerzo de aquellos que la lotería les llueve en forma de  llamas destructoras arruinando en segundos el trabajo de toda su vida.

Por si fueran pocas las desgracias climatológicas, hay que añadir la barbarie incomprensible de quienes en nombre de un dios que no se comprende, se empeñan en segar vidas como si de un macabro juego se tratase; haciendo que a todos se nos cierre la razón, cuando escuchamos las noticias que llegan del mundo “civilizado”.

La primavera se despedía con una terrible noticia que asoló al pueblo y el ánimo de todos y cada uno de sus habitantes. Todos coincidimos en enviar los mejores deseos de recuperación y aunque quizás no sirvan de mucho esos buenos deseos, por alma que no quede enviar mentalmente energía para que pueda seguir luchando como siempre, con idénticas fuerza e ilusiones y desearle de corazón que las cosas vuelvan a ser como antes del impactante momento.
A este mazazo, se unieron dos despedidas dolorosas con muy pocos días de diferencia y en plena primera ola de calor.
Primero se nos fue Mari Herrera, que tras dura lucha, perdió la batalla terrena para volar al Cielo con su Fe intacta, para hacer compañía a toda la corte de poetas y escritores que dejaron huella con sus escritos y un hueco insustituible en el corazón de sus familiares y amigos. Descansa en Paz Mari. No olvides dar un abrazo de mi parte a tus queridos amigos: mis padres.

Muy pocos días después nos dejaba por sorpresa  Juanjo Baraja, un buen amigo de infancia y juventud. Se nos iba silenciosamente, dejando aquí  sus proyectos y muchas ilusiones inconclusas. No te olvidaremos Juanjo. Descansa en Paz.


Junio también trajo a mi vida cambios familiares: mudanzas definitivas a un lugar de tránsito mientras buscamos el asentamiento que pronto esperamos encontrar.
Cerrar por última vez la casa que fuera nuestra durante 21 años, fue mucho menos doloroso de lo que nunca imaginé, porque lo hicimos esperanzados en continuar disfrutando de los magníficos momentos vividos en ella -ya en el rincón de nuestros mejores recuerdos- olvidando lo adverso y omitiendo para siempre lo que hace daño y no interesa volver a tener cerca. Por eso no duele echar la llave al recuerdo, para continuar viviendo con ilusión y alegría junto a quienes  merecen de verdad estar en nuestras vidas.
Aun es pronto para cerrar la puerta provisional que tenemos abierta. Aun no es momento de cambiar lo actual por lo venidero y el día que lo haga, será en cuerpo, pero nunca en alma ni espíritu, porque como ya dije: Alaejos es tan mío como yo de Alaejos y jamás nos diremos adiós.
Dejaré enterrados a mis seres queridos; a lo mejor que tuve al nacer. Vivos mientras tenga aliento. Eternos como su amor.

Mi relato veraniego continuará…

jueves, 17 de agosto de 2017

TORRE DE SANTA MARÍA... ALAEJOS



TORRE DE SANTA MARÍA... ALAEJOS 
22-07-2017

Te miro y me pareces tan hermosa, que es difícil apartar la vista. Te vi por primera vez hace 60 años y me enamoré de ti… ¡Majestuosa!! Tan bonita, tan impresionantemente alta…
Durante el tiempo que estuve lejos de ti y sólo volvía por corto espacio de tiempo; lo más emocionante de regresar, era volver a verte.
Cuando estuviste herida pensé que iba a perderte para siempre y ahora… Ahora vuelvo a mirarte ensimismada y no puedo por menos de gritarte ¡¡Guapa!! ¡¡Qué bonita eres!!
Puede que deje de verte, pero sé que vas a resistir al tiempo y a los tiempos.
Deja que te diga lo mucho que te quiero… que entre tus muros quedarán para siempre algunos de los momentos importantes de mi vida… Mi bautizo, aquellas misas donde no dejaba títere con cabeza poniendo a prueba la paciencia de mí querida abuela Felisa…
La salida del Nazareno portado a hombros por mi abuelo Ruperto que tuvo su relevo emocional en mi hermano, que lo meció al son de la inconfundible melodía tan perdida como otras tantas tradiciones de mi pueblo.
Hace años era obligatorio que las mujeres o niñas después de tomar la Primera Comunión acudieran a la iglesia cubriendo su cabello con un velo, aunque no antes de celebrar dicho sacramento.
Una tarde me presenté durante la  novena con apenas tres años, cubierta la cabeza con un velo de tul negro, viejísimo y lleno de agujeros porque lo utilizaba mi madre cuando se ponía rulos para dormir. La gente rió la ocurrencia de la niña vivaracha que fui.

Ante tu magnifico altar, con tan sólo seis añitos tomé la primera Comunión y celebré la procesión del Corpus y la confirmación junto a mi querido hermano… Años después viví la procesión del Corpus de mi hija Irene… La entrega de placas al cumplir 80 años a los mejores padres que la vida me regaló; y en ese mismo altar sufrí el dolor por su adiós.

¡¡Cómo quisiera verte restaurada por dentro!! Libre del daño que las termitas te causan. Volver a ver tu maravilloso artesonado, tus altares, las imágenes sacras;  curadas del paso del tiempo…
Te quiero mi preciosa iglesia de Santa María ¡¡Qué suerte que veo tu torre restaurada!! ¡¡Ojala pudiera escuchar el tañer de tus campanas a brazo y a vuelo sin ese artilugio que golpea con timidez y apenas emociona!!
Ya no hay quien toque con la fuerza y las ganas como lo hacían los hombres de antaño y aunque alguno en ocasión especial quisiera hacerlo, ya no será posible porque han dejado prisionero el sonido del mágico metal, tras alambradas para que las palomas no puedan continuar deteriorando lo ahora restaurado.
Ya en Julio vimos que al tiempo que día a día desaparecían los andamios que durante meses te habían ocultado para tu restauración; comenzaba a desmoronarse la de San Pedro que escupiendo  cascotes da la voz de alarma de su mal estado dejando al pueblo con dos magníficos templos: uno reformado por completo por dentro y cayéndose por fuera, y otro cayéndose por dentro y mostrando magnífica su torre recién restaurada… ¡¡Vaya pueblo este mío!!
Lo malo que aquí viví, no merece la pena ser recordado y olvidé el daño y a quien lo infringió el mismo día que ocurrió.

Querida Torre… Queridas torres e iglesias de Santa María y San Pedro, os quiero tanto como quiero a este terruño que me vio nacer y del que no me iré jamás… Aunque me vaya.

Alaejos es tan mío como yo de Alaejos y aquí queda mi esencia y mi amor por lo bueno que encierras pueblo de mis amores.

viernes, 19 de mayo de 2017

TÍA CHUS CUMPLE OCHENTA AÑOS



TÍA CHUS CUMPLE OCHENTA  AÑOS   19-05-2017

Queridísima tía Chus: Naciste siendo Mª Jesús (que no Tiburcia, gracias al empeño de tu hermana Mª Paz) y eres Chus porque hace muchos años así comencé a llamarte y desde entonces Chus eres para todos nosotros.
No he conocido en mi vida otra persona como tú. Puedes con todo lo que el destino –a veces obstinado- quiera darte, poniendo  la mejor de tus sonrisas.
Por más que la vida en muchas ocasiones se empeñó en darte recio, siempre has podido con todo y con todos. Jamás te escuché una queja. Soportaste mis lágrimas amargas dándome el mejor consejo, mis alegrías fueron también las tuyas, te emocionaste con los que me hacía feliz,  igual que si yo hubiera sido una de tus hijas.

Eres el blasón de los Muñoz Santana. La hija pequeña de mis abuelos y no por ello la consentida; más bien al contrario; por tu dulce carácter fuiste quien llevó en los hombros el  peso más grande cuando los abuelos se hicieron mayores y los traías a tu casa a pasar el crudo invierno para cuidarles. Una casa pequeña, muy pequeña, que parecía agrandarse porque cabíamos todos holgadamente en ella.

No recuerdo más bonitas Navidades que las vividas junto a tía Chus. Primero en casa de los abuelos; era una fiesta el día que llegabais desde San Sebastián  a pasar la Nochebuena. Más tarde, con los abuelos mayores, la Navidad familiar era en tu casa. ¡¡Qué infancia maravillosa junto a mis primas (y sus primos) viví esos días en ese pisito de San Isidro!!
Cuando mi madre decidió que éramos muchos y dejamos de juntarnos con vosotros en tan bonita fecha, para mí, las Navidades dejaron de ser felices y luego, por otras circunstancias por mi entorno conocidas, han tardado muchos años en volver a serlo.

Respetaste la última voluntad de tu padre de no dejar que la abuela viviera haciendo y deshaciendo la maleta cada mes para cambiar de hija en hija a sus cuidados. Se quedó contigo y tan sólo salió de tu casa en muy contadas ocasiones, y no para que descansaras, era porque también tenías que cuidar a tus suegros y cuñada, y por muy grande que fuera tu voluntad, la casa no daba más de sí.

Además de tu amor y confianza, me diste dos personas a las que adoro: tus hijas, mis queridas primas, o como nos gusta decirnos “primanas”, porque así las quiero, verdaderamente como las hermanas que nunca tuve.
Feli y Charo, dignísimas hijas del amor de sus padres y herederas del enorme corazón de su madre.
Te hicieron abuela y eres la mejor de todas. Tus cuatro nietos te adoran. No podía ser de otra manera.

En ti me miro como espejo para afrontar las malas y disfrutar las buenas.
Mi querida tía Chus, no me faltes nunca porque sería muy difícil perderte.
Hoy llegas a la redondísima edad de 80 años ¡¡80!! Y para mí sigues siendo la joven tía Chus, casi una niña, que recuerdo con el delantal blanco de doncella en el corredor de las “Ustaquias”.
La tía Chus de voz dulce y calmada, con el corazón más grande que he visto en mi vida.
Aunque siempre te lo digo, y procuro demostrártelo,  nunca me parece suficiente…

TE QUIERO. ERES GRANDE TÍA CHUS. TE QUIERO

domingo, 14 de mayo de 2017

ASEOS PÚBLICOS DE SEÑORAS… Y SEÑORES



ASEOS PÚBLICOS DE SEÑORAS… Y SEÑORES      Mayo-2017

Todos hemos necesitado con mayor o menor urgencia la visita a un aseo público. Podemos soportar mejor o peor el hecho, aunque si todo el mundo se comportara de forma racional, no sería tan asqueroso como es en ocasiones entrar por necesidad a uno de ellos. Por gusto, no creo que nadie lo utilice.

De los aseos de caballeros no iba a decir nada, porque no he utilizado ninguno, aunque por el hedor que muchos de ellos desprenden, bien podría imaginar el estado emocional en que se encuentra quien no tenga más remedio que realizar la limpieza diaria de semejantes cochineras.

ASEOS EN CAFETERÍA DE RONDA (MÁLAGA)
Por la foto se puede comprobar que hay  excepciones y ese aseo de “Ronda”, mereció todo mi elogio y confianza, al punto de fotografiarlo para mostrarlo. No así fotografiaría otros muchos en los que sería necesario utilizar mascarilla y botas “cachuscas” cuando nos oprime el corsé y no tenemos más remedio que entrar, coger una buena torunda de papel higiénico y dejar medianamente utilizable el meódromo.
Otros, los encontramos con tal caudal de porquería, que ni una sábana empaparía tamaño alboroto y nos toca salir corriendo del establecimiento en cuestión en busca del aire fresco que nos alivie la arcada, rezando para encontrar otro menos vomitivo.

Sabemos que “Ese jardín, sólo da esas flores”, pero hay “jardineras” demasiado poco pulcras. Justo las que más se quejan y menos soportan utilizar un excusado donde su culo no es usuario exclusivo.
Comprendo que haya mujeres que cuando salen de su casa, el meato se les desplaza y mean como lo hacen las chotas: de pie, abiertas de patas y salpicando; pero cerdas redomadas, igualmente al salir del inodoro procurar borrar vuestra asquerosa huella, que si asco os da utilizar WC público, más asquerosa es la imagen que encontramos las señoras que decentemente nos da igual orinar en casa que en aseos públicos, porque en ambos casos dejamos la taza tan limpia como nos gusta encontrarla.

BIENVENIDOS...

... A este Blog creado para difundir noticias e historias de mi pueblo. Espero que encontréis aquí lo que andabais buscando. Si no es así y creéis que puedo ayudaros a conseguirlo, dejad la pregunta en un comentario, y a la mayor brevedad será atendido. Gracias por venir.