martes, 4 de noviembre de 2014

CANTAR NO EXIME EL DELITO




04-11-2004

Podría decirse sin miedo a mentir, que soy admiradora de Isabel Pantoja… De su arte, su voz, la forma de moverse en un escenario interpretando las letras y músicas de las canciones que compusieron para ella y hasta de las que versiona, pero ser admiradora en ella de todo esto, ni me llevó a comprar sus discos, ni a acudir al teatro para ver alguna de esas actuaciones que en pequeños fragmentos emitieron las televisiones o las emisoras de radio, y que gracias a ellos, esta artista pudo darse a conocer y llegar donde llegó.
Por esas mismas vías que ayudaron a engrandecer la figura de la artista hemos sabido la porquería que ella nunca hubiera querido que saliera a la luz pública.

Señora mía, “no la hagas y no la temas”. No puedo creer (ni yo ni nadie con dos dedos de frente), que siendo tan inteligente, haya usted caído en la trampa de la codicia. Una mujer que ha sabido poner el mundo a sus pies y acuñado un buen patrimonio a fuerza de trabajo, esfuerzo (y algún que otro reportaje en las revistas), haya sido tan poco “avispada” (perdón por el nombre) de meterse a bañar en una ciénaga que la ha llevado (o la está llevando) al peor de los lugares habitados por humanos vivos.

Ahora más que por su propia libertad, teme por los suyos… ¿Por qué no lo pensó antes? Porque para darles de comer y todos los caprichos  no tenía necesidad de formar una avería tan gorda. Más bien se diría que fue la avaricia la que rompió el saco.

Muchos de sus aduladores al saber de los manejos en los que se vio envuelta han dejado de “admirar” a la artista. No me parece lógico; su voz siempre será su admirable voz, aunque lo que la haya llevado al “desamor con el mundo” fuera ese amor que a voz en grito abofeteaba con: “dientes, dientes, que es lo que les jode”.
Señora, esos dientes son los que le han jodido la vida a la diva. Recordando ahora la altivez de sus gestos, les impide a muchos sentir lástima por su persona, mientras otros seguimos pensando que la ley debería ser igual para todos, porque ser famoso, artista, banquero, político… cantar no exime el delito.

No creo que nadie en este país tenga especial interés en que “La Pantoja” entre en prisión, como tampoco estoy de acuerdo en que ahora “al público en general” (y entre ellos sí me incluyo), se nos demonice porque Isabel Pantoja vaya a cumplir esos dos años de condena por un delito probado, juzgado, y condenado.

Ser una de las mejores tonadilleras del momento, ser una señora en los escenarios; haber paseado el nombre de España y Andalucía por el mundo entero, fue lo que la engrandeció y por eso, la premiaron –entre otros- con uno de los reconocimientos más hermosos que se pueden obtener: “ser profeta en su tierra”, que hoy por culpa de su poca cabeza y larga mano, van a arrancarle del cuello.
Hoy se anuncia que pide su retraso en la entrada en prisión, alegando que tiene cuatro conciertos firmados… Al parecer, para unas cosas sí nos parece bien ser famosos y para otras nos quejamos alegando que nos cogen de cabeza de turco.

Claramente ella no tenía ni idea de lo que firmaba (demasiados delitos en nombre del amor) la pobre “incauta” se dejó llevar ciega de amor… ¡¡No había más que ver al adonis con el que convivía!!

Desde los escenarios maquilló sus canciones para enviar mensajes de enamorada al babeante señor. Ahora se los lanza de rabia, de despecho, pero nunca escuché ni uno solo de perdón o arrepentimiento.

Dicen que la condena será ejemplarizante. Yo prefiero pensar que será justa y que ojala todos y cada uno de los miserables que han llevado a mi país a la ruinosa crisis, paguen hasta el último céntimo de lo que nos  han hecho sufrir… y con intereses. Eso sería lo justo.
Saberles en prisión (pagada con mis impuestos) y con sus zurrones atestados de pasta ajena, no me conmueve ni me alivia.
Si yo he pagado con sacrificios hasta el último céntimo de esos impuestos, no me parece una crueldad desear que quien se lo haya llevado “por tol morro”, lo devuelva, sea quien sea, ocupe el cargo que ocupe y se llame como se llame. Que ninguno de ellos vuelva a repetir que España está en la ruina porque hemos vivido por encima de NUESTRAS posibilidades.
Pese a saber que podríamos quedarnos sin candidatos para las próximas elecciones, ojala cayeran todos los que han robado… TODOS con nombre y apellidos.

2 comentarios:

María A. Marín dijo...

A mí, al contrario que a ti, no me gusta nada esta persona de la que hablas.
Debería estar ya en la cárcel, pero ya se sabe que siempre ha habido ricos y pobres.
Espero que se chupe unos meses de prisión al menos.

Bueno, que solo quería comentar y desearte un buen día.

Besos muchos.

Marisa Pérez Muñoz dijo...

Su voz sí me gusta... el resto de toda ella se lo regalo a su gente... embutido incluído!!!!

También buen día guapa!!!!

BIENVENIDOS...

... A este Blog creado para difundir noticias e historias de mi pueblo. Espero que encontréis aquí lo que andabais buscando. Si no es así y creéis que puedo ayudaros a conseguirlo, dejad la pregunta en un comentario, y a la mayor brevedad será atendido. Gracias por venir.