domingo, 19 de febrero de 2012

CARNAVAL

CARNAVAL… 19-02-2012

Pues sí, anoche fue el baile de carnaval y hoy el infantil en mi pueblo… ¿Pensabais que iba a hablar de los carnavales de Cádiz? Pues hoy no toca.

He recordado mi ilusión infantil por el baile de carnaval y la guerra que le daba a mi madre para que me disfrazara. Siempre me decía que no, y al final, me salía con la mía. Me ponía cualquier cosita y el pequeño mantón de Manila que tenía mi abuela Casimira… me pintaba los labios (aun recuerdo el olor de aquella barra de carmín); un rabillo en los ojos y un lunar en la mejilla; con agua azucarada y un mechoncito de pelo, me ponía en la patilla un caracolillo (como Estrellita Castro) y me iba feliz y contenta al baile; no sin antes visitar a las vecinas más queridas y a las tías y abuelas para leerles la buenaventura y ganar de paso unas perrillas para un regaliz o unas bolitas de chicle o de anís… “La buenaventura si Dios te la da, si te pica la mosca arráscatela” ¡¡Tiempos aquellos!!
Las faldumentas que llevaba en  esas fotos: la primera una pequeña falda de camilla a la que descosió mi madre la parte de arriba y con una goma tuve mi falda de “gitana”. La de flores, la falda de una vecina ajustada a mi tamaño y la “falda” de lunares, era un “can-can” de su hija Charito, que me prestó para ese día la buena de la “señá” “Tiodora”… eso fue lo más parecido que tuve a un “traje de sevillana”.

No creo que haya sido menos feliz que los niños de ahora que disfrazados con todo lujo de detalles se convierten en lo que la fantasía del diseñador pariera y el bolso de sus padres permita.  

No veáis en estas últimas frases una crítica; no reniego que cada uno se disfrace como pueda o quiera, sólo hago la reflexión de mi felicidad en el baile infantil con mucha menos parafernalia.

Toñín mi pobre hermano también sucumbía a mi petición de bailar conmigo (pero sólo para la foto que nos hacía Varela) Toñín  era más de corretear con los chicos sin disfraz ni careta… mejor dicho, como mucho con una caretita de cartón que le duraba tanto como la gomilla que lo sujetaba.
Mirando estas fotos no puedo por menos de sentir frío al pensar en el pobre niño (él y todos los de la época) que no se ponían pantalón largo hasta que no les salían pelos en las piernas.
Las niñas no llevábamos pantalones –prenda masculina sí o sí- y con las falditas y medias “sport” pasábamos el crudo invierno tan ricamente.

Esta crónica de hoy sólo pretende llevaros mis recuerdos y mostraros este par de fotos que muestran mis humildes disfraces y mi felicidad al vestirlos.

Feliz carnaval a todo el que tenga ilusión, ganas, cómo y con quien disfrutarlos.

8 comentarios:

LAURA dijo...

Siempre me han encantado esas fotos. Besitos

Marisa Pérez Muñoz dijo...

Quedan chulas las tres juntas ¡¡¡Qué tiempos hija!!! ¡¡¡Cuánto te quedaba para nacer!!!

Besitos también para ti tesoro.

Cecilia dijo...

Una vez más me siento orgullosa de ti, ya que con tu crónica por un momento he estado en el baile de disfraces y he podio ver tus "caracolillos" de azúcar.

Te quiero

Marisa Pérez Muñoz dijo...

¡¡Qué bonito era aquello!! No todo, no vamos a engañarnos, me refiero a los carnavales de mi infancia, sin problemas, sin pensar en tantas cosas que tuve que pensar después...

Yo también te quiero princesa.

María dijo...

Decían las coplas "...el que quiera el pasado yo se lo regalo to entero pa él..." Sólo que en este caso es un pasado tan feliz. Yo me quedo con lo que dices de los disfraces que tienen los chiquillos hoy en día. Aquí hay gente que no tiene ni para detergente de la lavadora (tal como lo lees) y se "entrampan" en unos tipos carísimos para que sus hijos no vayan distintos a los otros. Vaya, como en las primeras comuniones o las bodas: competir por el lujo.

Mi infancia no fue de disfraces. En la feria de mi pueblo, sí que me hacía mi querida madre un vestido de flamenca que estiraba cada año.

¡Feliz carnaval!

Las fotos son para enmarcar.

Besos

Anónimo dijo...

Pues sí, yo también pienso igual que tú, que para ser FELIZ, no hace falta mucho dinero. Me encanta, como dice Cecilia, como lo describes, porque es como si lo estuvieras viviendo, en vivo y en directo. Un besote enorme.

Marisa Pérez Muñoz dijo...

Feliz carnaval guapísima... Arrincona las babuchas(aunque sean de carnaval) y tirate a la calle a disfrutar de lo que tu tierra te ofrece.

Besazos enormes

Marisa Pérez Muñoz dijo...

Cuando los recuerdos son bonitos, es mejor compartirlos y si además Varela estaba presente, se hace más participes a quienes escuchan (o lean) las vivencias antiguas.

Gracias por tu comentario.

BIENVENIDOS...

... A este Blog creado para difundir noticias e historias de mi pueblo. Espero que encontréis aquí lo que andabais buscando. Si no es así y creéis que puedo ayudaros a conseguirlo, dejad la pregunta en un comentario, y a la mayor brevedad será atendido. Gracias por venir.