domingo, 30 de octubre de 2011

CRÓNICA DE UNA BODA CASTELLANA

Por lo extenso de esta crónica estoy segura que sólo la leerá completa o del tirón todo aquel que tenga verdadero interés en ello. Algunos verán “los santos”; muchos se conformarán con los titulares y otros quizás ni eso.
Lógicamente, mi relato está escrito desde el corazón –como siempre- y para que el recuerdo de un día tan hermoso no quede sólo en las miles de imágenes fotográficas que los invitados obtuvieron y que lógicamente no todos podréis ver al completo –salvo que visitéis mi casa, donde gustosamente se os servirá –previa cita- un café con pastas en un cómodo sillón.
Aprovecho para dar las gracias a todos cuantos habéis participado con ilusión en la boda: con vuestra presencia, vuestra felicitación y cariño; especialmente a los que sin haber sido invitados a la fiesta, habéis querido que  los novios guardaran algún recuerdo vuestro; y a quien estando invitado, por razones de imposible aplazamiento, se quedó con verdaderas ganas de acompañarnos.

A todos vosotros gracias por leerme y gracias por estar ahí, tanto en los momentos duros, como en este día tan entrañable y bonito para nosotros.

CRÓNICA DE UNA BODA CASTELLANA
Escrita el 5 y el 18-10-2011

Aún con la resaca mental que produce preparar y disfrutar de una boda; aún con el regusto y la tranquilidad de que todo salió bien, por fin me dispongo a compartir con vosotros el bonito día que viví junto a mi familia y amigos celebrando el enlace de Laura, mi hija mayor, con Víctor, el muchacho encantador que ya es un hijo más para nosotros desde que comenzó la vida junto a nuestra niña.

          La cálida mañana transcurrió tranquila hasta la hora de salir hacia la peluquería donde comenzaron a ponernos guapas. Después la comida, ligera y por pedido telefónico para no estropearnos ni las uñas, ni la cocina.
          La tranquilidad y el relajo continuaron cuando llegó Manuela, nuestra maquilladora, que con gran pericia y profesionalidad me restauró de chapa y pintura dejándome con la misma edad, pero aparentando unos cuantos meses menos.
Mientras Manuela dejaba a Laura –si cabe- aun más preciosa, el resto de la familia nos vestimos de “gala” y luego las chicas (incluida Lucía) nos encerramos para vestir a la novia -sin nervios por saber que teníamos el tiempo suficiente- mi niña rápidamente estuvo lista para que mi yerno David ejerciera de fotógrafo y plasmara el momento.
Tras varios disparos, posado y lógicos nervios ¡Ya está! Todo listo para salir de casa ¡tarde!
A la puerta nos esperaban algunas vecinas para ver la salida de la comitiva y un precioso coche con chófer que a “La Cistérniga” llevaría a la novia, al padrino y Andrea, una de las niñas de “Arras”.

Para Laura, el modelo del impresionante coche “DAIMLER LIMOUSINE DESCAPOTABLE”  fue la primera de las sorpresas, regalo de sus amigos “vesperos”.
Poco antes que la novia con su padre y padrino, llegamos a la plaza cirriense mis hijas, hijo David y mi nieta. Apenas tuvimos tiempo de saludar al novio –guapísimo- y a nuestros familiares y amigos que pacientemente aguardaban,  porque enseguida llegó el coche de la novia, que ayudada por su niño, descendió de él para fundirse en el último abrazo de solteros.

Los invitados fueron accediendo al Ayuntamiento donde tendría lugar la ceremonia, que al ser civil, no es necesaria la utilización de las arras, por eso, las dos niñas, vestidas igual de bonitas, llevaron: Andrea por ser la mayor los anillos y Lucía, que aun no camina sola, ayudada por su madrina, entró en el salón de actos empujando un “corre pasillos” que portaba una cestita llena de pétalos de rosa.

Ni qué decir tiene, que pasé un mal rato al llegar a ese salón de actos y ver a mi madre por primera vez en una celebración sin mi padre a su lado. Extrañé su presencia, pues aunque siento que está muy cerca de mí, no ver su sonrisa tal como la vi el día de la boda de Cecilia, me hizo despertar sentimientos muy hondos, aunque precisamente por saberle tan cerca, enseguida pude “recomponer” mi gesto y continuar viviendo el día más feliz en la vida de mi hija.
Enseguida comenzó la ceremonia con lágrimas de emoción de la novia, unas palabras del alcalde de “La Cistérniga” y hermosa música elegida por Arancha para la ocasión.
La segunda sorpresa de la tarde la recibieron los novios por parte de kristina que les dedicó unas cariñosas y emotivas palabras. Laura y ella son amigas desde crías y han vivido juntas fiestas inolvidables y momentos irrepetibles; aunque como sabido es, los amigos se hacen en las juergas pero donde realmente se afianza una verdadera amistad, es en los momentos duros y también pasaron juntas por ellos, forjando lazos de verdadero cariño de hermanas más que  amigas.
Intercambio de frases, anillos y firmas dieron por terminada la ceremonia y con la salida de los novios bajo una lluvia de pétalos de rosa, arroz y tracas de papelitos, dio comienzo la fiesta del enlace.
Mientras una montonera de cámaras inmortalizaban el  posado de invitados junto a los novios; el resto mojamos el gaznate reseco de nervios y calorcito ambiental con refrescos y cervezas que los novios hicieron llegar en la furgo de David y Sandra para que nadie gastara un “leuro” en los bares y tampoco pasaran sed durante la espera, pues a pesar de estar ya en Octubre, el día había sido caluroso y la tarde continuaba siéndolo.
También como sorpresa, Jose y Maite acicalaron su flamante  “Sidecar” y pese al inconveniente que seguramente supuso para ellos  llevarlo como “invitado”, gustosamente lo hicieron para que Víctor paseara a su esposa; sus amigos sabían la ilusión que les hacía subir en ese precioso vehículo vestidos de  novios
Varios invitados fueron dirigiéndose hacia la bodega “Los Tarantos”, lugar elegido para la celebración; otros nos quedamos acompañando a quienes esperaban ir en el autocar que también proporcionaron los novios a sus invitados a fin de evitar incompatibilidades de conducción y bebida.
Dicho autocar se hizo esperar más de media hora sobre la prevista, lo que retrasó nuestra llegada al cóctel de bienvenida que afortunadamente se estaba sirviendo para los que iban llegando en sus coches.
Esta espera suele ser habitual en otras bodas a causa de que los novios hacen su larguísimo reportaje fotográfico; Víctor y Laura no habían programado ese reportaje para compartir todo el tiempo con sus invitados y la tardanza del autocar se lo impidió brevemente. Todo no podía salir tan perfecto como ellos lo planearon, pero el contratiempo tampoco logró borrarles la sonrisa.
Al llegar a “Los Tarantos” los novios fueron recibidos con canciones de tuna. Mi nuevo yerno es miembro de “la ínclita, docta y epicúrea” Tuna de Ciencias de la Universidad de Valladolid, y aunque hace años que no “ejercen”, un tuno nace, no se hace, y llevan la tuna bordada en el alma como bordadas las cintas de sus capas.
Tienen costumbres no extintas, tales como que cada vez que uno de ellos se casa, el novio impone su beca a la novia cantándole canciones de bienvenida.
Desde su creación, allá por 1991 Mis hijas y yo –mucho más Laura- somos incondicionales de esta tuna que recorrió España y mucho mundo, ganando importantes certámenes.
Ahora que tengo un hijo tuno, me siento muy orgullosa de amar tanto a estos muchachitos que desde  siempre me mostraron su cariño, tanto en las tres rondas que hicieron en mi casa: a Laura, Cecilia, y a mi misma; como en la ronda a Irene en su  Primera Comunión, donde nos acompañaron desde la salida de la misa hasta el final del día amenizando con sus canciones la fiesta; así como en la ronda “despedida de soltera” a Cecilia; o en tantos y tantos concursos a los que asistí y los vi ganar y disfrutar de su juventud, canciones y parodias.
Por todo ello la tuna de Ciencias ha sido, es y será MI TUNA.

Como curiosidad diré que Víctor quiso “liberar” a los hombres invitados a su boda de la prenda que siempre les agobia en toda celebración como la que nos ocupa y en la propia invitación rezaba: “Se ruega no llevar corbata”; él mismo siendo el novio, no la llevó. La tuna aceptó la norma de su anfitrión y ninguno lució corbata, todos llevaban al cuello enormes y vistosas pajaritas… “el novio sólo dijo no llevar corbata” decían jocosos.

Tras el “inciso tuna”, continuo con mi relato.

Degustamos el riquísimo cóctel al aire libre que nos fue servido en las mesas situadas sobre césped (incómodo para las señoras con tacones, no vamos a omitir el dato, aunque afortunadamente hace mucho que no llueve y la tierra estaba seca) Ese “entrante” nos vino muy bien porque  era hora de asesinar al gusanillo y departir con los invitados, pues los padres de los novios, de alguna manera, también somos “anfitriones” y juntar a familia y amigos además de alegrarnos, es el mejor momento para pasar un ratito con cada uno de ellos.
Al mismo tiempo de la charla, nos supo a gloria el jamón ibérico, queso, exquisitas croquetas y canapés variados que nos fueron preparando para la “cena barbacoa” que nos esperaba en el acogedor y coqueto comedor, de “Los Tarantos”.

Las mesas distribuidas de tal manera que no había una sola “mesa presidencial” si no tres redondas –separadas entre sí- de las cuales salían sendas hileras de mesas rectangulares unidas unas a otras. De esta forma, en la primera de ellas, se sentaron mis consuegros con sus hijos presidiendo a sus amigos y familiares; en la central los novios con dos parejas representativas de sus amigos y en la siguiente Jose y yo con nuestras niñas, nuestro niño David y Lucía muy formalita en su trona, presidiendo a nuestra gente.
Cada uno de los platos tenía una vistosa tarjeta con el nombre del comensal para que nadie se quedara “descolgado” por no encontrar sitio junto a los suyos, como ocurría en las bodas antañonas. En este caso además de distribuir invitados afines, como se viene haciendo hace años, los novios tuvieron el trabajo “extra” -todo un detalle por su parte- de acomodar con nombre propio.

Los novios pretendieron con esta distribución de las mesas, -y a fe que lo lograron- moverse libremente durante la cena para poder acompañar a todos los invitados por igual y estar en todo momento “en el cogollo” de lo que aconteciera –que fue mucho y variado-.

Como curiosidad os diré que los arreglos florales que adornaban el restaurante también fueron elegidos cuidadosamente por la novia.
Sobre las mesas del cóctel había pequeños centros cuyos “jarrones” eran pimientos verdes y rojos y berenjenas naturales. Los de los centros de las mesas principales eran calabazas, que alguno al final de la noche utilizó como sombrero.

De todo ello os contaré en breve –que no brevemente-

Tras el animado y riquísimo cóctel, todos los invitados subimos al restaurante y una vez acomodados en nuestros respectivos sitios, hicieron acto de presencia los novios que habían elegido todas y cada una de las piezas musicales que iban a sonar durante el convite y con mucho esmero la que sonaría durante las sorpresas que ellos nos tenían reservadas y que también contaré acto seguido.
Para el “momento entrada”, -que Laura hizo lanzando besos a los asistentes sin poder esconder su felicidad y emoción- en vez de la típicamente añeja “marcha nupcial” optaron por una hermosísima: “Levántate Morenita” interpretada en disco por el castellano dúo “Candeal” y coreada por los asistentes.
Todos en pie recibimos a la pareja del día y la primera emoción para muchos de nosotros al ver a la peña “Los Comuneros” de la que son miembros Víctor y Laura; uniendo sus pañoletas moradas haciendo un pasillo para que bajo él pasaran los novios y después anudarles una al cuello.

Sin saber Cecilia e Irene que su hermana iba a sorprenderlas, ellas también tenían preparada una sorpresa que –a petición del “pincha”- dieron a los novios en cuanto ocuparon sus sillas a la mesa.

Mis niñas le entregaron la canción de Manolo García favorita de Laura: “Nunca el tiempo es perdido”; y cuando comenzó a sonar, ellas se acercaron a la mesa presidida por los novios llevando dos grandes paquetes de regalo.
El primero, era un arcón grande de madera con motivos muy afines a la pareja, lleno de globos, serpentinas y papelitos; arcón que días antes habíamos visto Laura y yo, y se quedó con ganas de comprarlo; ni qué decir tiene que sus hermanas corrieron a por él para sorprenderles en este día.
El segundo de los paquetes, era una composición fotográfica que David trabajó y que les emocionó muchísimo, sobre todo a la novia.

Tras este primer “momento emotivo” comenzaron a servirnos la cena y sin dar tregua al aburrimiento, los novios alzaron sus copas y Víctor comenzó el famoso y simpático brindis de la tuna que atentamente cumplimos en pie realizando todas y cada una de las ocurrencias de mi tuno favorito.
Poco después, los componentes de la tuna invitados, sin moverse de sus asientos y acompañados por el incombustible Pepe comenzaron otro brindis al que también respondimos el resto de comensales y después también sin siquiera levantarse, cogieron sus guitarras –Y  Pepe  el tambor- y desentonaron alegres alguna pieza jaleada por la mayoría de invitados (no diré todos, porque seguramente sería una exageración, pero si fuimos muchos los animados que animosos degustamos la cena envuelta en canciones y alegría. Ni qué decir tiene que Víctor en todo momento estaba más tuno que “esposo” y Laura –que tampoco paró en su mesa- deambulaba feliz por el salón disfrutando de su fiesta y de sus invitados (que no de la cena, porque no probó bocado más empeñada en disfrutar de todo y con todos que de la propia comida).

Poco a poco “Los Comuneros” fueron llevando a la mesa de los novios unos sospechosos lingotes dorados que iban apilando hasta formar una larga torre. El “oro” de los lingotes resultó ser escayola prensada que contenía dentro bolsitas con dinero que los novios tendrían que rescatar en mejor momento.

Antes de que nos fuera servido el lechazo, la tuna ahora sí, abandonó su silla –que nos sus guitarras ni a Pepe y su tambor- y animaron a otros muchos invitados a acercarse, para formar un corro y rodear a los novios haciéndoles bailar la jota “Por el puente de Aranda”. Víctor, -más amante de rasguear que de brincar- pronto cogió la guitarra y dejó a Laura “solita en el corro” hasta que rápidamente Cecilia acompañó a su hermana y jotearon como descosidas.

La cena continuó bulliciosa y pese a ello, Lucía que no tiene en absoluto costumbre de tanto ruido ni de verse rodeada de tanta gente haciéndole monerías, no perdió la sonrisa ni estuvo “intercadente”; cenó su papillita poco antes de que comenzara nuestra cena y estuvo sentada en su “Trona presidencial” hasta que más tarde de lo habitual comenzó a tener sueño, le cambiaron su ropita de boda por el pijama y no tardó en quedarse dormida en su silla de paseo justo antes de que se reanudaran las sorpresas, esta vez de los novios a nosotros.

Cuando se casó Cecilia, entregó su ramo de novia a Laura y a Irene una horquilla de su prendido; en esta ocasión el ramo era para Irene, pero la novia no quiso dejar a Cecilia con las manos vacías.
 Tras otro multitudinario, larguísimo y simpático brindis de tunos y “Comuneros”, Víctor pidió la atención y silencio de los presentes; comenzó a sonar “Rosa de Alejandría y Laura hizo señas a Cecilia para que se acercara. El sonido de su canción favorita y recibir de Laura una réplica de su ramo de novia, hizo que ambas se abrazaran llorando emocionadas entre los aplausos de todos los asistentes.
Acto seguido, con idénticas emotivas lágrimas, abrazos y aplausos, y sonando la música de “Los Fruitis”; serie de dibujos animados que Irene veía de pequeñita; Laura hizo entrega de su ramo de novia a su hermana pequeña que lo recibía tan emocionada como estuvo desde que amaneció el día.
Aún se oía algún aplauso cuando comenzó a sonar otra canción, en este caso “Gracias” interpretada por “El Canto del loco” y cuya letra entre otras muchas cosas hermosas dice: “Gracias, ¡fue tan bonito! ¡Por darme tanto cuando era un niño!

Laura y Víctor con sendas cajitas en la mano, se dirigieron hacia las mesas presidenciales laterales; ella a la de Ana y Mariano y él a la que ocupábamos Jose y yo. Nos entregaron la cajita, era una foto de nuestra boda impresa en pizarra. Ni qué decir tiene que lágrimas, abrazos, aplausos y emoción tampoco faltaron en esta inesperada y bonita sorpresa.
Pasaba ya media hora de la media noche cuando Raúl y Geane, hermano y cuñada de Víctor, y ahora de Laura, se acercaron a la mesa central portando la tarta con las exclusivas figuritas que ella misma había modelado.
Los muñecos vestían igual que los novios. Incluso las lazadas de los botines, las mangas medievales del vestido de Laura o un ramo de flores casi idéntico al real llevaba la pequeña novia; y el novio -con camisa similar a la de Víctor y sin corbata- conducía una Vespa azul, réplica de una de las de mis hijos.
Tras el acto simbólico de la partida de tarta, recibieron de forma no menos original que los lingotes, el regalo de la tuna, en este caso, “Cuate” portaba ceremonioso y a modo de “costalero” un paquete grande. Pepe tras él, esta vez hacía sonar el tambor como si de semana santa se tratase, y lentamente con sus correspondientes paradas y “Al cielo con ella”, se acercaron a la mesa de los novios para hacerles entrega del paquete, mientras “Weissmüller” les entregaba otra caja más pequeña y toda la tuna con sus becas se posicionó junto a los novios musicalizando el momento.
Víctor abrió la caja grande y descubrió el regalo: Un banyo precioso; mientras Laura abría la otra caja y se encontraba con mil pajitas de refresco que contenían en su interior billetes pacientemente enroscados para que cupieran por el agujerito y que los novios tendrían que rescatar y planchar en días venideros.
Acto seguido y como es tradicional, tras colocarle a la novia la capa y la beca de su enamorado, e interpretar alguna pieza -momento que Mariano aprovechó para marcarse un baile con su nueva hija. He de decir que no hice lo propio con Víctor porque estaba fundido a su guitarra y tres son multitud- comenzaron a pasar por las mesas cantando; siempre acompañados por Pepe y su tambor y en esta ocasión por Raúl asido a una maraca.

También aprovecharon el momento Ana, Geane, Irene y Cecilia para entregar los regalos de padrino, madrina y los bonitos y peculiares alfileres  para las señoras –modelados por Geane al igual que los novios de la tarta-; Kristina pasó por todas las mesas con el libro de firmas donde los invitados dejaban bonitos y emotivos mensajes para los novios.
Incluso con el ruido musical reinante, Lucía no despertó porque su tía Charo la retiró un poco del bullicio principal, aunque el salón no es muy grande y se oía perfectamente el cantiqueo en todos los rincones.
Cuando la tuna concluyó su “parche”, habíamos terminado con los postres, el riquísimo café de puchero y los licores (quien los tomara), y  llegó la hora de “bajar las migas” en animado bailoteo.

La primera pieza que –como ya apunté nuestros anfitriones cuidadosamente eligieron- fue “Bienvenidos”, para dar las gracias a todos cuantos les estábamos acompañando; pasando después los novios a inaugurar el baile no con el clásico vals, sino con “su” canción: Nothing Else Matters una balada heavy  del grupo METALLICA - que bailaron lenta y románticamente, como si el mundo hubiera dejado de girar y sólo ellos dos lo habitaran.
Seguidamente y comenzando por la “Jota Comunera”, todos los bailones bailaron y “barraabiertaron” que para eso estaban de boda y los novios pagaban las “rondas”.

Lucía seguía durmiendo sin inmutarse, mientras los demás continuábamos disfrutando de la fiesta; bailando a quienes les gusta y charlando a quienes nos encanta y el baile nos descoyunta.

A las tres y media partía el primer autobús para transportar a los pocos invitados que quisieron dar por terminada la diversión. Una hora después, también nosotros decidimos retirarnos –sin Irene que se quedó en Los Tarantos y continuó disfrutando como loca-, justo en el  momento en que comenzaban a servir las sopas de ajo y canapés para los muchos amigos de los novios que allí quedaban hasta bien pasadas las seis y media de la madrugada.

Llegar a casa con la tranquilidad de que todo salió perfecto, no tiene precio… para todo lo demás “Master card”

Laura comentaba feliz a la mañana siguiente que del día de su boda no cambiaría nada porque salió tal y como lo planearon y fue tan feliz como soñó que sería. Sin incluir lo que evidentemente no estaba en sus manos, por mucho que hubieran deseado tener a su lado a las personas que desde la estrella más brillante les acompañaron y ayudaron a que todo saliera tan bonito.

Gracias a todos los que hicieron posible que así fuera y gracias a los que sin desmayo habéis llegado leyendo hasta el final de esta crónica.

Marisa

8 comentarios:

LAURA dijo...

IMPRESIONANTE, como ya te he dicho, he vuelto a vivir la boda como si fuese el mismo día 1 de octubre.GRACIAS y TE QUIERO

Marisa Pérez Muñoz dijo...

Gracias a vosotros por dejarnos compartir un día tan bonito lleno de momentos inolvidables y para que esos momentos permanezcan frescos, ahí están las fotos y la crónica.

Os quiero a los dos porque sois maravillosos, únicos e irrepetibles.

Mami-Su

María dijo...

Tengo el vellito de punta ¡palabra de honor!
Es como si hubiera estado allí.
Destiláis felicidad y armonía ¡Enhorabuena!
La novia y el novio guapísimos, ahora, que el padrino y su esposa, no veas qué bellezas.
Sólo faltó que el Yuyu hubiera aparecido...¡cachis!
Mejor imposible, de veras. Y seguro que el que os veía desde "fuera" estuvo disfrutando también.
Me he leído todo y he visto las 39 fotos, la que más me ha gustado es la número 37.

Besos a repartir.

Marisa Pérez Muñoz dijo...

Pues precisamente la 37 también es una de las preferidas de Laura.

Gracias por tu precioso comentario y sí, si yo hubiera tenido más dinero que el alcalde de Manilva, hubiera contratado a mi chirigota.
Soy Gadisoletana y no hubiera estado mal ese puntito gaditano en la boda de mi niña; aunque no puedo imaginarme qué hubieran pensado los invitados si de pronto en la boda aparecen "una manada de cabrones" de forma inesperada.

En serio, fue precioso todo ese día.

Besotes

Paco Rodríguez dijo...

Ayer comencé a lñeerlo, y lo pausé en elo moementol que leí que el video de Nunca el tyiempo perdido sonó en la celebración. Momento que me fui a mi blog y cambié a modo de homenaje el que ya havbía subido "Aviones plateados" que lo he pospuesto para otro dia.

Me alegro que todo haya salido tan bien como tu nos ha redactado.

Besos a todos

Marisa Pérez Muñoz dijo...

Ya comenté contigo en alguna ocasión lo "Manoleras" que son mis tres hijas de alguna manera yo misma.
Vi el vídeo en tu Blog. Gracias enormes.

Un millón de besos

Kris_Pucela dijo...

Qué bonito. Mejor descrito imposible.
Me había olvidado de poner el comentario, pero lo leí el día que lo enviaste a las 2 de la mañana llorando a lágrima viva. Recordando los nervios y la emoción de un día tan bonito, que yo por lo menos no voy a olvidar nunca.
Las fotos estupendas, y si, en la nº 37 la niña está guapísima.

Un besazo.

Marisa Pérez Muñoz dijo...

Gracias por tu comentario tan bonito Kris.

Me alegra que te haya gustado. Ciertamente fue tan bonito que aun me da pena que ya pasara todo.

Ahora lo principal es que te pongas buenísima del todo y los días de convalecencia los aproveches para hacer todo lo que el trabajo no te permite.

Besazos pa tó de mi parte; los mas gordos pa Pepo, que es un casta majísimo y los especialmente grandes pa ti.

BIENVENIDOS...

... A este Blog creado para difundir noticias e historias de mi pueblo. Espero que encontréis aquí lo que andabais buscando. Si no es así y creéis que puedo ayudaros a conseguirlo, dejad la pregunta en un comentario, y a la mayor brevedad será atendido. Gracias por venir.