miércoles, 11 de mayo de 2011

A LAS BUENAS GENTES DE MEDINA DEL CAMPO

A LAS BUENAS GENTES DE MEDINA DEL CAMPO  11-5-2011

Quisiera desde aquí dar las gracias a las buenas gentes de Medina del Campo que el pasado día 5 socorrieron a mi madre cuando se enteró en plena calle de la triste noticia del fallecimiento de mi padre –su marido-.
No puedo saber ni sus nombre, ni el lugar exacto donde ocurrió, pero mi madre, ya mayor, pues tiene 81 años, recibió una llamada telefónica avisando del suceso.
Al parecer sufrió un ataque de ansiedad y nervios y fue atendida por varios transeúntes que cariñosamente trataban de consolarla y socorrerla.
Un joven que viajaba en una furgoneta blanca, sin conocerla de nada, la llevó en el vehículo hasta la residencia donde se hallaba mi padre. No se conformó con dejarla en la puerta, la acompañó dentro y hasta que no la dejó en compañía de los cuidadores del centro, no se marchó.
Mi madre ahora tiene mucha pena por no haber podido dar las gracias a estas buenas gentes que la ayudaron en tremendo trance y he pensado que este podría ser bueno; Si alguien hubiera oído relatar el suceso podría darles a conocer que estamos muy agradecidos por su noble gesto.
Asimismo también en mi nombre y en el de mi hermano, mi madre, mi cuñada, mi marido, mis hijas y yernos, queremos agradecer al centro geriátrico asistencial “La Residencia de Medina” sito en C/ Isabel La Católica Nº 3 de Medina del Campo, el trato amable y cariñoso que mi padre recibió en sus dos días de interno y las atenciones dispensadas a mi madre cuando llegó al centro acompañada por el joven de la furgoneta blanca el día 5 cuando mi padre acababa de fallecer.
Gracias de todo corazón a las buenas gentes de Medina del Campo y al personal de la residencia. Allí, ante la imposibilidad de hacerlo personalmente,  y con inmensa tristeza y en idéntica medida  tranquilos y confiados, ingresamos  a mi querido padre, sabiendo que los brazos de ese personal eran los idóneos para que él estuviera perfectamente atendido los meses o años que en posible estado vegetativo le quedaran de vida.
Desafortunadamente tan sólo dos días después del ingreso, el corazón –ya muy gastado de mi padre- dejó de latir.
Gracias de corazón por todo.

5 comentarios:

María dijo...

Es de bien nacidos, ser agradecidos, dice el refrán.
Demuestras que has tenido una perfecta educación.

Besos y a retomar la normalidad, en cuanto te sea posible.

Conchi dijo...

Marisa, soy incapaz de encontrar tu telefono, si lees esto por favor mandame un correo con el numero

Inma dijo...

Buena gente hay en todas partes. Afortunadamente hay con quien se puede contar cuando se necesita, aunque sea un extraño transeunte,un muchacho con una furgoneta o una amiga que esté a muchos kilómetros de distancia.
Un beso para toda la familia, especialmente en este caso para tu madre y, a ti, GRACIAS.

Marisa Pérez Muñoz dijo...

Ya sabes que para el cariño no hay distancia, ni en estos momentos ni en otros.
La amistad no entiende de kilómetros, ni de precio. Se da a manos llenas.
Ojala pronto pueda demostrartelo y ojala algún día pueda agradecer a esas buenas gentes su ayuda.

Besazos

Marisa Pérez Muñoz dijo...

Siento haber tardado en publicar estos dos comentarios. Llevo unos días sin abrir el Blog.
Gracias amigas mias por vuestro apoyo.

Besazos

BIENVENIDOS...

... A este Blog creado para difundir noticias e historias de mi pueblo. Espero que encontréis aquí lo que andabais buscando. Si no es así y creéis que puedo ayudaros a conseguirlo, dejad la pregunta en un comentario, y a la mayor brevedad será atendido. Gracias por venir.