martes, 14 de septiembre de 2010

EL TORO DE LA VEGA 2010 14 de SEPTIEMBRE

Esta mañana se celebró en Tordesillas el torneo del toro de la Vega envuelto un año más en la polémica por culpa de sus detractores, que ayer tuvieron su minuto de gloria en muchas televisiones parapetados tras sus pancartas.

Dicho esto, aclaro que jamás he ido a ver en persona dicho torneo, y que los únicos animales que mato son moscas y porque molestan, por tanto, no se me puede tachar de asesina sólo por defender el derecho de los Tordesillanos a hacer lo que les de la gana… que peores cosas hay y no movemos un dedo para evitarlo.

No me gusta que la forma de muerte a los toros sea ensañamiento, pero aunque estoy de acuerdo en defender los derechos de los animales, lo estoy mucho más en defender los humanos y seguiré pensando que hay otras cosas mucho mas urgentes e importantes por las que luchar, y dejarse de ensañar con las fiestas de Tordesillas como si fuera el único toro que muere al año.

Es evidente que todos esos que lloran y patalean empecinados en la defensa de este hermoso animal, tienen todo el derecho de hacerlo, el mismo que tengo de opinar muy distinto a ellos, aunque no se me ocurre sembrar la cizaña entre los de mi especie, dañando los ánimos y las ilusiones de los Tordesillanos, únicos que tienen el derecho de opinar sobre las fiestas de su pueblo; que dicho sea de paso, ha congregado en su vega más de 35.000 personas, le pese a quien le pese.

Podría escribir una crónica nueva, pero como sigo opinando lo mismo que hace un año, y en esa fecha escribí una poesía metiéndome en la piel del dicho “Toro de la Vega”, simplemente os dejo los enlaces para que leáis la dicha poesía y sus “consecuencias”, que titulé "Respondo gustosa amiga mia".

Dicho sea de paso, poco después de estas publicaciones, hablé largo y tendido con mi querida amiga Conchi y aclaramos sin acritud, nuestros opuestos puntos de vista.

Espero que os guste la lectura y dejeis opiniones.

Felices fiestas a todos los Tordesillanos, defiendan o no sus tradiciones. Seguiré diciendo siempre, que ellos son los únicos que pueden opinar si quieren o no continuar con ellas.

4 comentarios:

Carlos dijo...

¿ El toro de Vega?, no, no sufre tanto como los miles de sardinas que son apresadas diariamente, expulsadas de su medio, amontonadas en una cubierta, pisoteadas, pasadas a cuchillo en vida...

¿ Cuántos coleópteros perecen tras hacer una carretera nueva?

¿ Cuántos ácaros son devorados por nuestros jugos gástricos?

¿ Es féliz un canario en su jaula?

El gato doméstico capado, ¿ es un gato?

¿ Es ético cocer el marisco en vida?

¿ Qué siente un insecto al aplicarle un insecticida doméstico?

Los caballos de tiro, los mulos de carga, los perros de los trineos...

¿ Qué siente una vaca productora de leche dos veces al día hasta que le extraen la leche?

¿ Y las ocas enjauladas y alimentadas con un embudo hasta que su hígado es más grande que ellas?

¿ Y las personas? Hay gente que no come todos los días.

¡ Viva el toro de Vega! Puede que sea uno de los seres vivos más agraciados de la tierra.


Carlos López.
Desde Antigüedad, Palencia.

Marisa Pérez Muñoz dijo...

¡¡Qué bueno eres Pato!!

Un millón de gracias por tu visita y comentario.

Marisa

Paco Rodríguez dijo...

Con todos mis respetos, pienso que es una atrocidad, propio de las épocas medievales.

Salud

Marisa Pérez Muñoz dijo...

Estoy de acuerdo en que la forma de morir es una atrocidad y el torneo gracias al empeño de quienes lo rechazan, cada vez tiene mas adeptos.
Seguramente Tordesillas jamás soñó con tener 35.000 visitantes como tuvo ayer.

Soy defensora de los animales, y me encanta el toro bravo por eso no me gustaría que se extinguiera su especie.

Un millón de besos wapo, y otro millón para Inma y cada no de los niños.

Marisa

BIENVENIDOS...

... A este Blog creado para difundir noticias e historias de mi pueblo. Espero que encontréis aquí lo que andabais buscando. Si no es así y creéis que puedo ayudaros a conseguirlo, dejad la pregunta en un comentario, y a la mayor brevedad será atendido. Gracias por venir.