martes, 18 de mayo de 2010

IR DE PÚBLICO A LA GRABACIÓN DE LA SERIE “AÍDA” -13-5-2010

Aquí estoy, aguardando junto a mi marido a la puerta del quirófano mientras operan a mi pequeña para quitarle unas pocas dioptrías que le librarán de sus gafas (o lentillas).

Para que mi espera sea más amena, he decidido ocuparla en algo mejor que mirar el reloj o las cortinas y cuadros de la clínica; sentada en un cómodo sillón, con un silencio roto por el relajante hilo musical y me dispongo a recordar y degustar el intenso día de ayer, que empezó cuando aun no había terminado el anterior; así dimos la noche libre a Morfeo y eran las 3,45 de la fría madrugada del 13 de mayo; festividad de San Pedro Regalado, patrón de Valladolid, cuando mis dos pequeñas y mi yerno abordamos un autobús camino de la capital del reino, que nos recibió llovisniando y con los relojes marcando apenas las seis de la mañana.

Extrañamente no había demasiada aglomeración en las estaciones, pero si muchas caras somnolientas que deambulaban por ellas camino de donde cada uno tuviera que ir.

Con la lógica precaución de la no “habitualidad” en el uso, abuso y necesidad de tomar el metro, esperamos en el andén la llegada del que necesitábamos, que pronto llegó cargado de gentes.

Respetamos el “antes de entrar dejen salir”, hasta ver que los que bajaban ya no taponaban las puertas y el hueco permitía perfectamente el acceso al interior del vagón a los “andenoesperantes”.

Con intención de hacerlo bien, cuando vi que las personas a mi lado comenzaban a subir, ascendí el primer escalón y de sopetón apareció un malhumorado barrigón que pretendía apearse. Había espacio suficiente no sólo para él y para mí, sino para almenos otras dos personas más, pero él vio interceptado su paso por el mío y sin darme tiempo de apartarme para no entorpecerle, se paró frente a mi y moviendo su inexistente cintura, me dio un barrigazo en la cara, soltando un rebuznante “¡¡Me cago en dios!! ¿Y ahora qué? ¡¡Todos los días igual!! (Menos mal que al menos eso, no lo decía por mí)

Hice caso omiso y para que ni él, ni yo, perdiéramos más tiempo, empleé mi codo para apartar el maloliente y apelotillado jersey, cuyo dueño corrió por el andén como alma que lleva la mala ostia mientras yo con la tranquilidad que da el saberse educado y cívico, tomé asiento al lado de mis niños y de los dormitantes ocupadores del dicho transporte público.

Realizamos sin más incidente ni incidencia el resto de transbordos hasta llegar a la estación de Chamartín donde… Aquí salió la enfermera para avisar que mi niña estaba operada e invitarnos a pasar a otra sala donde la doctora nos informó con detalle todo lo que en aquellos momentos era lo que más nos importaba…

Ya en casita y continuando el relato; en Chamartín desayunamos e hicimos tiempo para coger el autobús que nos llevaría a “Globomedia”; los estudios donde se graba la famosa serie que lleva en su título esta crónica y de la cual somos seguidores todos en esta casa; los mismos donde hace seis años estuve con mi otra hija también como público en la grabación de “7 vidas”.

A las 8 de la mañana llegamos al sitio; fuimos los primeros, aunque pronto comenzaron a llegar varias personas más con la misma ilusión que nosotros e idéntica felicitación porque no llovía y queja por el frío que pasamos hasta que a las 8,40 nos tomaron los nombres y números de carné de identidad y coincidimos al cruzar la puerta de la calle con la llegada de la abuela Eugenia (Marisol Ayuso) la actriz más veterana del elenco, que nos saludó muy sonriente y afable pese a estar aun sin maquillar; cosa que no hicieron otras tres actrices que habían llegado poco antes parapetadas tras sus gafas de sol, no se dignaron mirar a quienes jaleaban su llegada. Quizás no saben que una sonrisa es gratis y que gracias a los admiradores de la serie, ésta es exitosa y ellos pueden seguir trabajando en ella.

Un muchacho también muy simpático nos condujo hasta la enorme puerta de acceso al estudio, en los pasillos por los que entraban o salían los actores para maquillarse y transformarse en personajes. Allí había algún asiento y la espera fue infinitamente más cómoda y sobretodo calentita, cosa que agradecimos de veras.

Poco después de las 9,30 pudimos acceder a las gradas y los lugares de primera fila privilegiados desde donde podíamos ver la mayoría de los escenarios donde grabarían las distintas tomas.

Ni uno solo de los actores habituales nos decepcionó, más bien todo lo contrario.

Sabido es, que no es lo mismo verles en la serie y tomarles cierto cariño, aprecio o desaprecio según nos guste el personaje o no, y somos conscientes que una cosa es el personaje y otra el actor, aunque cierto es también, que el público algunas veces no sabe diferenciarlo y trata a la persona con la misma familiaridad con que “habla” con el personaje a través de la tele en el salón de su casa.

Pues bien, sin empalagar, fueron amables con el público que habíamos hecho el esfuerzo de estar allí disfrutando de su trabajo; sirviendo además de “risa enlatada” a la hora de montar el capítulo.

En absoluto se nos hicieron largas las siete horas y media de espera, ilusión, aplausos, risas y “sentada”, que a excepción de los 20 minutos de descanso y almuerzo estuvimos en aquel estudio.

En vez del “mítico” “bocata de chope”, nos dieron a elegir: un bocadillo de jamón serrano o de lomo de muy buena calidad, y un refresco.

Todo el personal con el que tratamos, fueron muy amables a excepción de los empleados de seguridad que muy en su papel, eran antipáticos rozando la grosería –y tampoco es eso- La seriedad y eficiencia no está reñida con la amabilidad y la sonrisa.

Como había público de un instituto y los jóvenes no suelen atender razones cuando se trata de alcanzar “trofeos”, los señores de seguridad, a quienes se las vieron o declararon llevarlas, les requisaron las cámaras de fotos porque estaba totalmente prohibido utilizarlas y ellos se ocupaban también de que nadie se saltara esa prohibición, vigilando sin descanso las gradas.

Gracias a que no declaré llevarla y a que no la empleé indebidamente, pude hacer a la salida algunas fotos a mis niñas con “Machupichu” (Óscar Reyes) un buen actor, además de simpático que posó amablemente y nos dio las gracias por estar allí y por las sinceras palabras que le dedicamos.
También las fotografié con “El Mecos” (Adrián Gordillo) un joven actor que al igual que Óscar, cada vez tiene más papel en la serie.

A Irene le hice sendas fotos con Paz (Melanie Olivares) y con Soraya (Miren Ibarguren).

Siempre me han gustado estas dos actrices. A Melanie podíamos verla en “Más que amigos” a finales de los noventa y en el caso de Miren, que se hizo conocida como “Sonia” en “Escenas de matrimonio”, y que llegó a Aida poco antes de que desapareciera de ella “Aída” (Carmen Machi) dudé que encajara en el papel de “hija pródiga”, pero me gustó mucho y más ahora que la he visto actuar en directo. Creo que ha sido un buen acierto que la hayan incorporado al plantel.
Con el resto de actores ya no volvimos a coincidir y bien que sentimos no poder saludar personalmente a “Luisma” (Paco León).

Este simpático y gran actor lleva sobre sus hombros el peso más fuerte de la serie y actúa con mucha naturalidad y prácticamente sin hacer “tomas falsas”.

También hubiéramos querido saludar a “Chema” (Pepe Viyuela) que se dio a conocer hace años gracias a su esperpéntico personaje torpe y poco agraciado y que en la serie que nos ocupa también actúa magistralmente.
A “Mauricio Colmenero” (Mariano Peña) sólo pudimos verle en la primera escena y después se marchó envuelto en grandes aplausos y saludando al público que lo aclamaba por la simpatía que derrochó en todo momento.

Otro personaje entrañable es “Fidel”, encarnado por Eduardo Casanova, un jovencito con mucho futuro y que también amenizó con sus “ocurrencias” los momentos de descanso en los rodajes.

Un actor que me ha sorprendido gratamente es Secun de la Rosa que interpreta a “Toni” una “loca”, cuyo personaje gritón y grotescamente amanerado me daba más grima que satisfacción y que a partir de ahora veré con muchísimo agrado, por lo cercano y sumamente amable que fue el actor en todo momento con el público que planchamos culo y derrochamos paciencia a raudales.

Marisol Ayuso (Eugenia), que tenía papel sólo al principio y al final, incluso estuvo un rato sentada en las gradas firmando autógrafos.

“Lorena” (Ana Polvorosa), es más simpática como personaje que como actriz, pero correcta al fin y al cabo.

En cuanto al nuevo personaje que pronto aparecerá y que lo interpreta Eloy Azorín

No me gustó en absoluto. Lee mentalmente el guión en vez de interpretarlo, suelta el texto rápido y sin vocalizar haciendo que la mayoría de las frases no se entiendan y pierdan la frescura de los estupendos y chispeantes diálogos que caracterizan a esta serie.

Igualmente la niña: “Aidita” personaje prescindible desde la primera aparición, ni me gustó en directo, ni me gustó ni gustará nunca a través de la pantalla.

Es muy jovencita y quizás algún día –si se prepara mucho- sea buena actriz, cosa que lamentablemente hoy no es y a causa de ello, su personaje no causa la ternura pretendida… bien es verdad que no hizo “falsas”, pero al igual que Eloy Azorín, lee en vez de interpretar, por lo que no hace “creíble” el personaje.

Cuando el rodaje terminó, los actores en grupo agradecieron al público la paciencia y poco a poco fuimos abandonando el graderío con la misma sonrisa que lucimos en todo momento y con un dolor de posaderas al que ni caso hicimos. Podía más la ilusión que el cansancio.

Ya en la calle nos dimos cuenta que acababa de caer un buen “zupión” pero lucía el sol y pudimos desandar tranquilamente nuestro camino hasta Méndez Alvaro sin mojarnos, aunque enseguida continuó lloviendo incesante e intesamente durante todo el trayecto hasta Valladolid.

Espero que os haya gustado esta completa crónica del día que “actuamos” como público en la serie “Aída” y tan agustito estuvimos en los Madriles.

4 comentarios:

__MARÍA__ dijo...

¡Me ha encantado!
Si tú supieras las ganas que yo tengo de ver un estudio por dentro y asistir a un programa, ya ni te cuento...
Estupendo que nos lo cuentes y así es casi como si hubiéramos estado contigo.
Espero que tu niña esté ya recuperada de su operación.

Besos Marisa.

Marisa Pérez Muñoz dijo...

Me alegro wapa.
Ya había estado con Laura a ver la grabación de 7 vidas y no veas cómo eché de menos a las pequeñas; ahora he podido hacerlo con Aida y de veras que no se hacen largas las casi 8 horas (sin incluír el viaje hasta Madrid y de Madrid a casa.

Los actores en su mayoría majísimos... en fin, un bonito recuerdo para compartir.

Irene está fenomenal de su operación. Gracias por tu interés.

Besazos enormes también para Manuel.

Marisa

MAMÉ VALDÉS dijo...

No soy mucho de televisión y menos de series, pero reconzco que me gusta mucho la serie AIDA, quizás porque no está llena de guaperas y guaperos, y los personajes y los problemas son muy reales y apesar esto muy divertidos, una serie donde todos son protagonista y no gira todo alrededor de un solo actor, me encantaría acudir a ver el rodaje de uno de sus capítulo, un saludo volveré por tu blog, un saludo desde "TOMARA QUE TU VIERA...".

Marisa Pérez Muñoz dijo...

Bienvenido Mamé. Si puedes ir a ver un rodaje de esta serie no te lo pierdas.

Saludos y gracias por venir... y por seguir viniendo.

Marisa

BIENVENIDOS...

... A este Blog creado para difundir noticias e historias de mi pueblo. Espero que encontréis aquí lo que andabais buscando. Si no es así y creéis que puedo ayudaros a conseguirlo, dejad la pregunta en un comentario, y a la mayor brevedad será atendido. Gracias por venir.