lunes, 31 de mayo de 2010

DÍA MUNDIAL CONTRA EL TABACO -31-5-2010

Al parecer hoy se celebra el “Día mundial contra el tabaco”, y aunque me parece bien todo lo que se haga al respecto, creo que será tan poco efectivo como el “Día de la mujer trabajadora”, el “Día del agua” o el “Día del niño con mocos”.

Aunque espero que éste sin tabaco, sea un paso más para conseguir esa maravilla que nos ofertan y será el poder estar comiendo en un restaurante sin inhalar el humo de 700 cigarros a la vez, sin haber encendido ni uno solo o subir a un ascensor y no poder respirar durante el trayecto.

Los fumadores dicen sentir placer al llenarse la boca y los pulmones de alquitrán, y aun sabiendo que mata, continúan con ese “placer” que comparten si o si, con todo el que se cruce en su camino.

Nadie entienda en mis palabras que pretendo llamar “apestado” o “apestoso” a quien fuma y espero que no me llamen intransigente por decir en esta crónica lo que me viene a la tecla.

¿Quién es más intransigente? ¿Quién por cojones no quiere dejar de fumar donde molesta? ¿Quién, atendiendo a sus derechos y su salud pide que por ley se prohíba fumar en espacios cerrados y comunes?

Cierto que caminar por las calles de cualquier ciudad nos humea y contamina de ruidos y tubos de escape muy dañinos y seguramente inevitables para el “normal” funcionamiento del mundo, pero el tabaco sí puede ser evitable en lugares públicos y cerrados a poquita educación que se le eche.

Afortunadamente vivo rodeada de amigos y familiares que fuman o han fumado y nunca me pareció importante ser “fumadora pasiva” hasta que me han informado que con ello pueden estarme provocando enfermedades mucho más graves que la afonía o el escozor de ojos y lagrimeo que lleva años afectándome cuando celebramos reuniones sociales en bares, restaurantes, tascas y mesones atestados de humarro.

Al igual que en esas reuniones no me fuerzan a elegir su menú favorito y nadie podría obligarme a comer de su plato o beber todos los cubatas que a ellos les apetece, tampoco deberían obligarme -y eso si lo hacen- a sufrir su nicotina por el simple hecho de que “les gusta fumar” y “les molesta perderse ratos de conversación por salir a la calle a echar el pito”.

Añadiendo ahora lo desagradable que será estar comiendo con un fumador que coloque una cajetilla de tabaco a dos centímetros de mi mano y de mis ojos, y además del humo tenga que tragarme esas fotos reales que con todo lujo de destalles mostrarán dientes negros y malolientes, pulmones, gargantas y lenguas cancerígenas que harán que se nos atragante la comida y el buen rato que pretendíamos pasar.

Tengo 53 años y hasta ahora a nadie que fumara en mi presencia le hice apagar un cigarro, ni puse mala cara a quien estuviera apestando mi espacio vital y seguramente tampoco lo haré jamás, pero en esta crónica quiero dejar patente que me molesta y que me alegro que en un futuro cercano podamos seguir disfrutando de la fiesta sin que el vicio, adicción o placer de unos, interfiera en la salud de los otros.

Si alguien lee, se siente aludido o molesto por mi comentario y desea rebatirme, como siempre estoy dispuesta a dialogar y si no llegamos a un entendimiento porque al fumador le sigue pareciendo lógico hacerme aguantar su humo, en lógica reciprocidad, me pasaré la velada haciendo lo del “diente por diente y ojo por ojete” expeliendo ventosidades a diestro y siniestro.

Animo a que todos los no fumadores hagamos lo mismo. Nadie nos tachará de maleducados, porque quien sabe qué educación nos sirvieron toda la vida de tener que respetar que nos atufen de humo y sea “indecoroso” peerse en público.

Seguiremos estando en desventaja porque el metano (o el nitrógeno) en dosis flatulentas es menos dañino que una sola calada de cigarro, eso sí, nos saldrá más barato porque los pedos son gratis, sin límite, ni horario de apertura al público, mientras los fumadores seguirán esclavos del cigarro y dejándose una pasta en el estanco.

Salud y buen humo-r para todos.

2 comentarios:

__MARÍA__ dijo...

Como decía el Yuyu en el pasodoble de Los últimos en enterarse "homenaje al peo"
¡¡¡¡Pero si homenajeas por favor hazlo, palláaaa!!!!
Si Marisa, el humor para todo es fundamental.
Nosotros (los dos el mismo día) dijimos a dejar de fumar, y así hicimos. Nos fumábamos un paquete mínimo diario; decidimos dejarlo sin más y ya llevamos dos años y medio sin probarlo.
Lo que me lleva a pensar en los que se están forrando con pastillas y demás...(siempre los laboratorios farmacéuticos)
Voluntad de quitarse y ya está.
¡De veras!
Besos
¡Buena semana!

Marisa Pérez Muñoz dijo...

Yo nunca fumé, pero entiendo que tiene que ser muy dificil dejarlo, que se necesita fuerza de voluntad (como para muchas más cosas en esta vida) pero desde que sabemos que es dañino, es increíble la poca "solidaridad" que tienen los fumadores con repecto a nosotros... y a su bolsillo.

Miles de besos wapa y millones de mejoría.

Marisa

BIENVENIDOS...

... A este Blog creado para difundir noticias e historias de mi pueblo. Espero que encontréis aquí lo que andabais buscando. Si no es así y creéis que puedo ayudaros a conseguirlo, dejad la pregunta en un comentario, y a la mayor brevedad será atendido. Gracias por venir.