viernes, 28 de agosto de 2009

VARELA, LEYENDA EN IMÁGENES DE LA HISTORIA DE ALAEJOS... Y MUCHO MÁS










El próximo domingo 30 de agosto, Pedro Varela recibirá una placa homenaje por haber sido “El fotógrafo del pueblo”.

Aquí quiero hacerle mi particular homenaje porque él, siempre estaba allí y gracias a él, tengo tan gratos recuerdos guardados “como oro en paño”.

Varela, el hombre que durante más de cuarenta años fue nuestro fotógrafo “de cabecera” y al que debemos gratitud por los millones de recuerdos atrapados en la “Werlisa” que siempre llevaba colgada al cuello, recorriendo no sólo las calles de Alaejos, también recorría todos los pueblos de la comarca, e incluso miles de soldados del Ferral del Bernesga (León) tendrán en sus casas las fotografías de cuando hicieron la mili en aquel acuartelamiento.

Una pequeña cámara que sin necesidad de grandes teleobjetivos, ni aparatosos “gran angulares” captaba las imágenes de los momentos más variopintos de la vida “de entonces”, y de todos los aficionados a la fotografía que no podíamos siquiera disponer de una cámara de retratar propia.

Las fotografías de Varela con el tiempo tuvieron su propia identidad: su nombre en una de las esquinas abajo, y detrás su inconfundible sello con la fecha impresa, cosa muy de agradecer para unir el recuerdo del hecho con la fecha en que ocurrió.
Gracias también a Varela, tengo esa misma costumbre y en todas las fotografías que guardo en papel, detrás, llevan la fecha.

En esta era de sofisticadas e impensables cámaras digitales, que sin necesidad de carrete ni largas sesiones de delicado revelado, nos hacen difícil creer que hubo otros tiempos en que había que recurrir a un fotógrafo profesional si queríamos retratarnos, y no me refiero a los carísimos profesionales de ahora que se forran a costa de una sesión fotográfica en ocasiones tan “posada” y “atrezzada” que pierde la espontaneidad del momento y modelo a retratar.

No hay un solo Alaejano que no tenga en casa una buena colección de fotos de Varela, no sólo de bodas, comuniones, bautizos… cualquier acontecimiento era bueno para ser fotografiado.
Un paseo por la carretera, la primera vez que el novio entraba en casa de los padres de la novia, la primera vez que un recién nacido salía a misa en brazos de su madre…el mondongo, las meriendas de San Isidro, las rosquillas de San José, los jueves de compadres, un baño en una balsa cuando las únicas “piscinas” donde podíamos darnos un refrescante baño eran precisamente eso, balsas donde se almacenaba el agua para el riego de las huertas…

Recuerdo cada “Casita” a la salida de los toros, era obligada la visita a la casa de Varela a esperar que terminara de revelar las fotos del día para poder llevárnoslas.
Sobre una camilla reposaban los montones de fotos disparadas durante aquellos días de la fiesta y entre ellas, elegir la nuestra para llevarla a casa y durante un año, mirarla y soñar con que llegara la siguiente Casita…

Tantas y tantas cosas, por las que quiero darle las gracias señor Varela.

¿NO TIENE SENTIDO UNA VACUNACIÓN MASIVA?


La ministra de sanidad afirma que no tiene sentido realizar una vacunación masiva y recomienda no alarmarse, que en España sólo tienen previsto vacunar al 40% de la población; y yo me pregunto si doña Trinidad Jiménez tendrá tanta razón como Aznar, cuando afirmaba que “sólo eran unos hilitos” lo que salía del Prestige y finalmente se convirtieron en el peor vertido de “chapapote” sobre las costas gallegas.

¿Con esta gripe "A" nos convertiremos todos en Costa Gallega?

Quizás es bueno no alarmarse hasta la histeria, pero tampoco que nos pille desprevenidos y cuando queramos poner remedio ya no lo haya.

Si en verano no ha desaparecido –o remitido- la epidemia ¿será verdad que en otoño-invierno sufriremos pandemia?

No soy hipocondríaca, pero con lo fácil que ha sido la propagación, me temo que la extinción va a ser cuando menos complicada.
Tendremos que prepararnos como mínimo para poner las medidas preventivas que nos recomienden y que esas medidas sean realmente efectivas.

miércoles, 26 de agosto de 2009

MERCADO MEDIEVAL Y DE OFICIOS- ALAEJOS-23-AGOSTO-2009

LA PLAZA DURANTE LA MAÑANA Y A LAS TRES DE LA TARDE

CANTINERO Y AYUNTAMIENTO CON "LA MARISECA"

GARBANCERAS EN SU PUESTO Y EN "LA PANERA DE CATACHO"
Porque no sólo estaba adornada la plaza


ASOCIACIÓN DE MUJERES DE ALAEJOS

CETREROS---QUESEROS--CASETA DE LA MÚSICA---
SALAMALICÓN
REPONIENDO FUERZAS



martes, 25 de agosto de 2009

CHIRINATOS AL COSTAL... UNO A UNO Y PAR A PAR

21-agosto-2009

Como bien decía esta mañana mi amiga Charo: “Ya tenemos edad de recordar”.
Yo quizás voy más allá: “Tenemos edad de añorar”, pues aunque “no todo tiempo pasado fue mejor”, al llegar (o pasar) la cincuentena, cada recuerdo, cada momento vivido en infancia y juventud, lo guardamos intentando que no se nos vayan jamás.

No es pretender que vuelvan los días antañones, pero recuperarlos y compartirlos con quienes fueron nuestros compañeros de juegos y de los primeros despertares acnéicos, es muy gratificante; tanto como lo ha sido atrapar recuerdos durante el aperitivo en una cómoda terraza de la plaza de mi pueblo junto a Charo, Mª José, Carlos y Toño.

Durante el verano Alaejos se llena de gente y las calles de coches. Deja de ser el pueblo tranquilo para convertirse en una “mini” cuidad, con todos los inconvenientes del tráfico –a pequeña escala-, porque aunque parezca increíble, aun para distancias tan cortas, los forasteros van en coche a cualquier parte; a mi me gusta menos caminar que pillarme los dedos con una puerta, pero aseguro que en el pueblo el coche se queda aparcado desde que llegamos hasta que nos vamos. Sólo lo utilizamos cuando es estrictamente necesario.
Para quienes no vivimos en él todo el año, el pueblo es para pasearlo y disfrutarlo.
Este verano la crisis lo ha llenado aun más de lo que viene siendo habitual, pero no tanto como para hacerlo incómodo.

Ayer, al llegar al pueblo con mi hermano y pasar por la derruida casa de los abuelos comentamos que entre aquel montón de escombros en que se ha convertido, habían quedado para siempre demasiadas vivencias y recuerdos.
De haber podido, habríamos conservado “nuestra” casa, pero no ha sido posible y tras demasiados años deshabitada, ha terminado por caerse.

Siempre que estamos juntos, solemos “sacar a colación” recuerdos de cuando éramos solteros y vivíamos bajo el mismo techo de la casa de nuestros padres.

Desde hace muchos años no coincidía a solas con Toño en Alaejos, y teniendo en cuenta que nuestra infancia la pasamos enterita en este precioso pueblo donde tuvimos la suerte de nacer, no es extraño que volver a estar aquí nos haga sentir intensamente esa añoranza a la que me refería al principio.

Después de la cena, me acompañó a la calle y al sentir el perfume del fresquito de la noche le dije: “Mira, huele a chirinatos”.

Charlamos sobre ello un momento y nos despedimos; después, ya sola, me dirigía a mi casa disfrutando de la noche. Durante el día el calor había sido muy intenso y a esas horas la temperatura era maravillosa.

Una vez más, “El olor de los recuerdos” me invadía por completo.

Olor a tierra mojada que llegaba desde las cercanas huertas recién regadas, y el bullicio de las calles por las que parecía no haber pasado el tiempo.
Hacía años que no veía tanta gente “al fresco” a la puerta de las casas como antaño, sentadas en sus cómodas sillas bajas o en el mismo suelo calentorro de haber aguantado el implacable sol durante todo el día.
Las voces al conversar de los vecinos y la algarabía de algunos niños jugueteando tranquilos, me devolvieron a la calle Tejedores, y a la puerta de la casa de mis abuelos 45 años atrás, cuando tantas noches “al fresco” pasé de pequeña.

Cada verano cuando nos juntábamos los primos “Muñoz”, el abuelo nos llevaba a “cazar Chirinatos”, nombre inventado por él, de un inexistente “animalito” que supuestamente habitaba en la huerta de enfrente de la fundición –la de la “Patacorta”- dicho animalito sólo salía de noche, pero había que actuar con sumo cuidado o perderíamos nuestras “presas”.

Los nietos un poco más mayores, ya conocíamos el secreto, pero alimentábamos la imaginación de los más pequeños.
“Esta noche salimos a cazar Chirinatos”; frase suficiente para pasar la tarde ideando cómo sería la “expedición” y el lugar que ocuparíamos en la fila, “india” porque había que colocarse por edad y altura de menor a mayor.

El abuelo iba delante con un farol encendido y a su lado se colocaba el nieto más pequeño –y el más inocente- con un costal o saco de esparto.
Tenía que colocar los brazos bien estirados haciendo que la boca del saco permaneciera abierta para que los Chirinatos pudieran caer en la trampa.
Había que caminar agazapados y despacio, sin hacer ningún ruido –cosa imposible porque los yerbajos resecos crujían bajo nuestros pies- el abuelo decía en voz baja y ceremoniosa: “Chirinatos al costal”, y los nietos contestábamos también sin alzar la voz: “Uno a uno y par y par”.
Entonces el pequeño portador del saco, tenía que apretar fuertemente sus manitas para impedir que los Chirinatos se escaparan, salíamos corriendo de la huerta y bajo la bombilla del exterior de la casa, comprobábamos que los Chirinatos habían desaparecido, echando la culpa al pequeño que con gran disgusto comprobaba, que no quedaba ni un solo Chirinato.
Naturalmente en su afán de hacer las cosas bien, el pobre niño, insistía en repetir la hazaña, confiando en que esa vez, lograría atraparlos y mantenerlos en el saco, culpando a los otros de haber hecho ruido o no haber sabido cumplir bien con su cometido.
Nuevamente toda la parafernalia y otra vez: “Chirinatos al costal” “Uno a uno y par a par” con idéntico resultado, hasta que cansados de la frustrada caza, decidíamos suspender la expedición hasta la noche siguiente… o el año siguiente o nunca jamás, porque los Chirinatos tenían idéntico final que los reyes magos o el ratoncito Pérez.

Continuará…

viernes, 14 de agosto de 2009

FRASES CELEBRES Y COLOCACIÓN DE LA MARISECA"

No se si alguien se habrá dado cuenta, pero he estado actualizando los blogs que estaban un pelín abandonaetes. No tanto como otros Blogs que visito, (y no quiero señalar a nadie) pero ciertamente estoy un poco de “Barbecho”, como decía mi amigo Amali años ha.

Temas sobre los que debatir hay muchos, quizás demasiados para esta época vacacional, en que aunque seguimos en plena y gravísima crisis, las carreteras y las playas se han seguido llenando de felices veraneantes que han “huido” dejando atrás unos problemas con los que, aun más ampliados, se darán de bruces al regreso.

Como bien decía mi abuela Felisa: “Un día van a echarse mano a una oreja y no se alcanzarán la otra”, aunque también decía que: “la ultima trampa alguien la pagará”.
Este año, haciendo más que nunca lo de “échame pan y llámame perro”, se han lanzado a unas vacaciones más “austeras” en vez de guardar “Por si vienen mal dadas”; frase sabia que también escuché muchas veces a mi querida y añorada abuela, pero “el que esté libre de culpa que tire la primera piedra”… que también la he oído, aunque quizás en un contexto poco adecuado, por quien y donde la pregonan, para luego llevar a rajatabla: “haced lo que yo digo, pero no hagáis lo que yo hago”… tema fuera de la intención de esta crónica.

También en estos días se habla de que un juez tiene en sus manos el que en España (Barcelona) pueda realizarse un cambio de sexo a un niño de 16 años.
Imagino que esta vez, para hormonarse, si habrá necesitado la autorización de los padres, aunque “todo se andará”.

Parece que está un poco aparcado el tema de que las menores de edad puedan abortar o tomar la “píldora del día después” sin ese consentimiento paterno, cosa con la que estoy en absoluto desacuerdo y pensando si lo próximo será que los menores vayan a hablar con los jefes de sus papás, para ver que tal se portan y si a la llegada del curre tiene que felicitarles o ponerles un castigo.

Quizás dentro de poco sean los niños los que puedan gobernar un país… que dicho sea de paso, nunca se sabe qué sería mejor. ¡Total! Ya pueden hacer lo que les da la gana impunemente ¡eso sí! ¡¡No pueden ir solitos a comprar tabaco ni alcohol!! Ni el padre puede meterle cuatro buenas ostias (verbales) cuando le ve llegar con la primera borrachera, o cuando el hijo pierde el respeto a su padre por primera vez… y así nos va, y nos irá.

Hoy, a partir de las doce de la noche, en Alaejos se procederá, por tercer año consecutivo, dado el éxito de ediciones anteriores, al concurso de limonada entre las peñas inscritas.
El recorrido por todo el pueblo lo haremos con una réplica de “La Mariseca”, que se llevará la peña ganadora para lucirla desde hoy hasta el fin de las fiestas de “La Casita”.
Dicha peña tendrá el honor de colocar la “verdadera” Mariseca en el balcón del ayuntamiento y de quitarla el mismo día 10 de septiembre, final de las fiestas, que os deseo a todos felices, en paz, armonía, pocas borracheras (mejor ninguna; ¡Bien nos venía!) y mucha diversión.

“Así sea”.

BIENVENIDOS...

... A este Blog creado para difundir noticias e historias de mi pueblo. Espero que encontréis aquí lo que andabais buscando. Si no es así y creéis que puedo ayudaros a conseguirlo, dejad la pregunta en un comentario, y a la mayor brevedad será atendido. Gracias por venir.