sábado, 27 de diciembre de 2008

HOGAY DULCE HOGAY

¿LOS HOMOSEXUALES TAMBIÉN SON HIJOS DE DIOS? 27-Diciembre 2008

Desde hace un par de años en España, tenemos una ley en la que los homosexuales que lo deseen podrían adoptar niños o casarse, aunque éstos a la hora de introducir papeletas en las urnas, lo harán al partido que tengan por costumbre votar y no precisamente al que ha hecho posible lo que tanto deseaban y por lo que llevaban años luchando.
Supongo que así es la política y no me gusta hablar de lo que no entiendo y aunque tampoco “entiendo” de homosexualidad, opino que cada ser humano debería tener la oportunidad de elegir con quien desea vivir.

Decidir hacerlo legalmente casado, no debería haber sido cuestionado nunca a lo largo de la historia y ahora lo veríamos como algo natural y para que puedan adoptar niños dos personas del mismo sexo, no sería necesario “educar” a los humanos “normales” ya que todos veríamos “estas cosas” con absoluta normalidad.

Dos hombres o dos mujeres formando pareja, no tienen por qué ser un mal ejemplo para un niño.
Si lo ven desde que nacen, los niños encontrarán natural tener dos papás o dos mamás en vez de un papá y una mamá como la “ley” de la genética obliga.

Si existen adopciones es por que hay niños candidatos, sea por abandono obligatorio –caso del fallecimiento de los dos progenitores- o voluntario; cuando quizás se engendró sin desearlo, o los padres deciden no criar ese hijo al que no aman.

¿Qué es peor? ¿Unos padres que abandonan a sus hijos; sea cual sea la razón que les empuja a ello, o una pareja del mismo sexo dispuesta a educar, amar y cuidar a ese niño?
¿Mejor para educar a un niño un orfanato que una pareja homosexual?
¿Mejor una familia heterosexual sin amor, que una pareja homosexual que se ama?
¿Mejor una madre soltera sin recursos ni deseo de tener ese hijo, que una pareja homosexual pudiente y deseosa de dar una buena educación a esa criatura?
¿Sería preferible un niño maltratado por unos padres delincuentes, drogadictos o malvividores… naturalmente heterosexuales, o un niño amado, educado y cuidado por una pareja de homosexuales?

A la mayoría de las parejas heterosexuales, se supone, que ni se nos pasa por la cabeza la idea de dar en adopción a nuestros hijos, por eso no lo incluyo entre las hipótesis anteriormente mencionadas; como tampoco entran en ellas las “locas”, comúnmente conocidas como “mariconas” o los “heteros” sin deseo de ser padres, que tampoco creo que quieran adoptar hijos ajenos…

Lo “ideal” para una criatura sería tener una buena familia, sea cual sea la opción sexual, aunque por razones obvias, las parejas del mismo sexo deban recurrir a la adopción para ser padres u optar por la inseminación artificial en caso de las lesbianas que pretendan ser madres.

De parejas “hetero”, nacen hijos “homo”, que en muchos casos han sido infelices por la incomprensión de sus propias familias que quizás los trataron de “viciosos” o cosas mucho peores.
Estas personas incomprendidas e infelices que a lo largo de la historia no han disfrutado los mismos derechos que sus hermanos heterosexuales y seguramente en muchos casos, han tenido que maquillar su inclinación sexual con matrimonios infelices y vidas amargadas y ocultas, incluso teniendo que alzar su voz en contra de lo que ellos mismos hubieran querido gritar a favor, y no lo hicieron, para no ser descubiertos y señalados con el dedo acusador de su dolor o su forzada hipocresía.

Todos deberíamos tener los mismos derechos y nuestra constitución así lo dice.

Otra cosa es lo que al respecto ha opinado –también de esto- la Iglesia Católica, que al parecer, además de no gustarles la idea de denominar matrimonio a la unión homosexual, han decidido prohibir ordenarse sacerdotes a las personas homosexuales.
Según estas manifestaciones, están renegando de la voluntad de Dios que debería ser indiscutible, porque voluntad de Dios fue crearnos como lo hizo.

No quieren entre sus sacerdotes a “degenerados” que empeoran la imagen de “La Santa Madre Iglesia”, tan vituperada en estos momentos; tan falta de Fe y de seminaristas con intención de consagrar su vida a los demás… si es que alguno ingresara con esa “premisa”.

Si la iglesia somos todos los que creemos en Dios ¿los homosexuales tienen prohibido creer en él?
En ningún caso veo justo que haya que prohibir a ningún hijo de Dios –porque lo somos todos- vestir hábitos si así lo dicta su corazón.

Sin estar de acuerdo con este nuevo mandato dentro de los miembros de la iglesia, opino que si de verdad quieren depurar sus filas, lo justo sería que; al igual que ahora no permitirán ordenarse homosexuales, deberían expulsar inmediatamente a todos los que actualmente lo están, sea cual sea la jerarquía que haya llegado a alcanzar.

Si lo que la iglesia quiere es limpieza y transparencia entre sus integrantes, habría que predicar –nunca mejor empleado el símil- con el ejemplo y si van a investigar la opción sexual de los nuevos candidatos a curas, imagino que también lo harán con quienes los son hace años.

Sufrir la incomprensión por una opción sexual diferente a “la correcta”, seguramente les hace sufrir aun más a los cristianos que la esconden bajo una sotana o un hábito, aunque hayan pronunciado votos de abstinencia, pureza y castidad; entre otros.

Además, si están obligados a cumplir con estos votos… ¿qué más da cualquier inclinación sexual? Hipotéticamente no practican sexo y el amor a Dios es místico.

Si un homosexual –según lo antes dicho- no es digno de amar a Dios, es tanto como decir que Dios no ama a los homosexuales y entonces de nuevo me pregunto… ¿para qué los creó?

El Creador nos hizo a todos iguales, negros, blancos, mestizos, buenos, malos, homosexuales, heteros y asexuados; somos sus hijos y un padre jamás renegaría de ninguno de sus hijos, porque sería tanto como estar de acuerdo en exterminar al que no nace a nuestro gusto y fuera lícito deshacernos de él.

Lo malo de esta nueva decisión clerical, es lo mucho que van a aumentar las listas del paro en el mundo, en el caso de que expulsen a todos los homosexuales que visten sotana y hábitos.

Estoy segura que si muchos de los que aplauden la nueva decisión papal hicieran examen de conciencia, miraran hacia su cercanía familiar y desinhibieran sus sentimientos, no serían tantos los que la apoyan.

Nuevamente las preguntas:

Un homosexual –por serlo- ¿es peor persona que otra que no lo es?
Un heterosexual –por serlo- ¿es idóneo para ejercer el sacerdocio?
¿Mejor un pederasta que un homosexual? ¿Mejor un violador que un homosexual? ¿Mejor un delincuente que un homosexual?

Por qué no simplemente; mejor una persona de buen corazón y con ánimos de ayudar a los demás y de predicar la ley de Dios, sea cual sea su sexualidad.

Mejor un sacerdote homosexual honrado que un sacerdote de los muchos que quizás existen utilizando el púlpito como catapulta para agrandar los defectos de los fieles quizás maquillando los propios.

Que le pregunten a los miles de niños que sufren en el mundo por no tener familia si prefieren seguir viviendo como lo hacen o preferirían disfrutar de un “hogay, dulce hogay”

4 comentarios:

Inma dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, mejor que un crio tenga padres gays a padres drogadictos, maltratadores, etc. Con respecto a lo de la iglesia ¡ja!, siempre estan igual, si todos somos hijos de Dios, ¿porque los homosexuales no?. Con este comportamiento, pienso que la iglesia, lo que consigue es alejar ovejas de su rebaño, en lugar de acercarlas. Aprovecho para felicitarte las fiestas, un beso.

Marisa dijo...

Hola Inma ¡¡Cuanto tiempo!! Imagino que con los pekes en casa y estos días tan ajetreados, tienes poco tiempo para "Interneses".

Gracias por tus buenos deseos que remito igualmente para ti y tu familia.

Un besote.

Marisa

MARISA dijo...

Vaya tema, nena!!!! muy polémico sin duda pero que por supuesto yo estoy a favor de lo que dices.

Es un poco escabroso hoy en día seguir hablando de gays y lesbiana, por mucho que digan que las cosas están cambiando.

Tienes todas la razón, como siempre,en lo que dices. YO intentaré que mi hijo no vea a los homosexuales como bichos raros ni cómo anormales, simplemente le diré que otra opción más de la vida que no se elige, si no que se tiene.

Es muy complicado todo.....jejeje

¡¡¡EXCELENTE CRITICA!!! Ojalá lo pudiese leer más gente y pudiesen opinar, ya vería la iglesia lo que todo el mundo piensa del tema.

BESITOSSSSS

Marisa dijo...

Pues, una vez más, me alegro que te guste.

Cuando se critíca esta opción sexual, siempre hay alguien que dice: "yo tengo muchos amigos gays y los quiero mucho".
En mi caso, que yo sepa, no tengo ningún amigo homoxesual, ni amigas lesbianas, pero defiendo su opción, porque me parece natural que lo sean, aunque durante muchos años, hayan tenido que esconderse.

Afortunadamente creo que las cosas están cambiando y con el tiempo la opción sexual, no será una etiqueta. Eso espero.

Un abrazo.

Marisa

BIENVENIDOS...

... A este Blog creado para difundir noticias e historias de mi pueblo. Espero que encontréis aquí lo que andabais buscando. Si no es así y creéis que puedo ayudaros a conseguirlo, dejad la pregunta en un comentario, y a la mayor brevedad será atendido. Gracias por venir.