miércoles, 31 de diciembre de 2008

FELIZ 2009


31-Diciembre-2008

Hoy que termina este 2008 con un día tan frío como todos los finales de año en este Valladolid desde el que os escribo, quiero enviaros mi más sincera felicitación.
Este año con la crisis, no mandaré SMS más que a los que no tienen Internet.
No soy roñosa, soy Marisa.

Para los que quiero y me quieren, para aquellos que me hicieron feliz, para los que me regalaron momentos inolvidables, para los que me miman y comprenden, para las niñas de mis ojos y los niños de mi corazón, para ese marido callado y bueno que me aguanta y le aguanto, para los que han compartido conmigo, en cualquier momento, el día más importante de mi hija Cecilia, para los que me leen en cualquiera de los géneros y formatos en que lo hago, para los que dejan mensajes en mis Blogs, para los que confían en mi, para los que contestarán a esta carta, y para todos los que mi corazón ama y añora os deseo lo mejor para este 2009 que envuelto en pañales llegará tras las uvas.

Que todos alcancéis lo que ansiáis y para los que no nombré… ¡que les den… una buena cena y a dormir tranquilitos!

Vuestra amiga, madre, suegra, esposa, conocida, Bloguera…

Marisa


Feliz 2009 y todos los años del resto de vuestra vida.

sábado, 27 de diciembre de 2008

HOGAY DULCE HOGAY

¿LOS HOMOSEXUALES TAMBIÉN SON HIJOS DE DIOS? 27-Diciembre 2008

Desde hace un par de años en España, tenemos una ley en la que los homosexuales que lo deseen podrían adoptar niños o casarse, aunque éstos a la hora de introducir papeletas en las urnas, lo harán al partido que tengan por costumbre votar y no precisamente al que ha hecho posible lo que tanto deseaban y por lo que llevaban años luchando.
Supongo que así es la política y no me gusta hablar de lo que no entiendo y aunque tampoco “entiendo” de homosexualidad, opino que cada ser humano debería tener la oportunidad de elegir con quien desea vivir.

Decidir hacerlo legalmente casado, no debería haber sido cuestionado nunca a lo largo de la historia y ahora lo veríamos como algo natural y para que puedan adoptar niños dos personas del mismo sexo, no sería necesario “educar” a los humanos “normales” ya que todos veríamos “estas cosas” con absoluta normalidad.

Dos hombres o dos mujeres formando pareja, no tienen por qué ser un mal ejemplo para un niño.
Si lo ven desde que nacen, los niños encontrarán natural tener dos papás o dos mamás en vez de un papá y una mamá como la “ley” de la genética obliga.

Si existen adopciones es por que hay niños candidatos, sea por abandono obligatorio –caso del fallecimiento de los dos progenitores- o voluntario; cuando quizás se engendró sin desearlo, o los padres deciden no criar ese hijo al que no aman.

¿Qué es peor? ¿Unos padres que abandonan a sus hijos; sea cual sea la razón que les empuja a ello, o una pareja del mismo sexo dispuesta a educar, amar y cuidar a ese niño?
¿Mejor para educar a un niño un orfanato que una pareja homosexual?
¿Mejor una familia heterosexual sin amor, que una pareja homosexual que se ama?
¿Mejor una madre soltera sin recursos ni deseo de tener ese hijo, que una pareja homosexual pudiente y deseosa de dar una buena educación a esa criatura?
¿Sería preferible un niño maltratado por unos padres delincuentes, drogadictos o malvividores… naturalmente heterosexuales, o un niño amado, educado y cuidado por una pareja de homosexuales?

A la mayoría de las parejas heterosexuales, se supone, que ni se nos pasa por la cabeza la idea de dar en adopción a nuestros hijos, por eso no lo incluyo entre las hipótesis anteriormente mencionadas; como tampoco entran en ellas las “locas”, comúnmente conocidas como “mariconas” o los “heteros” sin deseo de ser padres, que tampoco creo que quieran adoptar hijos ajenos…

Lo “ideal” para una criatura sería tener una buena familia, sea cual sea la opción sexual, aunque por razones obvias, las parejas del mismo sexo deban recurrir a la adopción para ser padres u optar por la inseminación artificial en caso de las lesbianas que pretendan ser madres.

De parejas “hetero”, nacen hijos “homo”, que en muchos casos han sido infelices por la incomprensión de sus propias familias que quizás los trataron de “viciosos” o cosas mucho peores.
Estas personas incomprendidas e infelices que a lo largo de la historia no han disfrutado los mismos derechos que sus hermanos heterosexuales y seguramente en muchos casos, han tenido que maquillar su inclinación sexual con matrimonios infelices y vidas amargadas y ocultas, incluso teniendo que alzar su voz en contra de lo que ellos mismos hubieran querido gritar a favor, y no lo hicieron, para no ser descubiertos y señalados con el dedo acusador de su dolor o su forzada hipocresía.

Todos deberíamos tener los mismos derechos y nuestra constitución así lo dice.

Otra cosa es lo que al respecto ha opinado –también de esto- la Iglesia Católica, que al parecer, además de no gustarles la idea de denominar matrimonio a la unión homosexual, han decidido prohibir ordenarse sacerdotes a las personas homosexuales.
Según estas manifestaciones, están renegando de la voluntad de Dios que debería ser indiscutible, porque voluntad de Dios fue crearnos como lo hizo.

No quieren entre sus sacerdotes a “degenerados” que empeoran la imagen de “La Santa Madre Iglesia”, tan vituperada en estos momentos; tan falta de Fe y de seminaristas con intención de consagrar su vida a los demás… si es que alguno ingresara con esa “premisa”.

Si la iglesia somos todos los que creemos en Dios ¿los homosexuales tienen prohibido creer en él?
En ningún caso veo justo que haya que prohibir a ningún hijo de Dios –porque lo somos todos- vestir hábitos si así lo dicta su corazón.

Sin estar de acuerdo con este nuevo mandato dentro de los miembros de la iglesia, opino que si de verdad quieren depurar sus filas, lo justo sería que; al igual que ahora no permitirán ordenarse homosexuales, deberían expulsar inmediatamente a todos los que actualmente lo están, sea cual sea la jerarquía que haya llegado a alcanzar.

Si lo que la iglesia quiere es limpieza y transparencia entre sus integrantes, habría que predicar –nunca mejor empleado el símil- con el ejemplo y si van a investigar la opción sexual de los nuevos candidatos a curas, imagino que también lo harán con quienes los son hace años.

Sufrir la incomprensión por una opción sexual diferente a “la correcta”, seguramente les hace sufrir aun más a los cristianos que la esconden bajo una sotana o un hábito, aunque hayan pronunciado votos de abstinencia, pureza y castidad; entre otros.

Además, si están obligados a cumplir con estos votos… ¿qué más da cualquier inclinación sexual? Hipotéticamente no practican sexo y el amor a Dios es místico.

Si un homosexual –según lo antes dicho- no es digno de amar a Dios, es tanto como decir que Dios no ama a los homosexuales y entonces de nuevo me pregunto… ¿para qué los creó?

El Creador nos hizo a todos iguales, negros, blancos, mestizos, buenos, malos, homosexuales, heteros y asexuados; somos sus hijos y un padre jamás renegaría de ninguno de sus hijos, porque sería tanto como estar de acuerdo en exterminar al que no nace a nuestro gusto y fuera lícito deshacernos de él.

Lo malo de esta nueva decisión clerical, es lo mucho que van a aumentar las listas del paro en el mundo, en el caso de que expulsen a todos los homosexuales que visten sotana y hábitos.

Estoy segura que si muchos de los que aplauden la nueva decisión papal hicieran examen de conciencia, miraran hacia su cercanía familiar y desinhibieran sus sentimientos, no serían tantos los que la apoyan.

Nuevamente las preguntas:

Un homosexual –por serlo- ¿es peor persona que otra que no lo es?
Un heterosexual –por serlo- ¿es idóneo para ejercer el sacerdocio?
¿Mejor un pederasta que un homosexual? ¿Mejor un violador que un homosexual? ¿Mejor un delincuente que un homosexual?

Por qué no simplemente; mejor una persona de buen corazón y con ánimos de ayudar a los demás y de predicar la ley de Dios, sea cual sea su sexualidad.

Mejor un sacerdote homosexual honrado que un sacerdote de los muchos que quizás existen utilizando el púlpito como catapulta para agrandar los defectos de los fieles quizás maquillando los propios.

Que le pregunten a los miles de niños que sufren en el mundo por no tener familia si prefieren seguir viviendo como lo hacen o preferirían disfrutar de un “hogay, dulce hogay”

martes, 16 de diciembre de 2008

NAVIDAD O HIPOCRESÍA... FELIZ 2009


DICIEMBRE-2008

Esta crítica, como todas las que escribo, no es más que el reflejo de los sentimientos que afloran en estas fechas que nos pintan plenas de amor, solidaridad y concordia, valores muy importantes para la convivencia.
Yo estimo que las Navidades de ahora; en este rancio 2008 que nos deja marcado por la crisis, precisamente de lo que carecen; es de valores.

Actualmente todo se reduce a calles llenas de coches y de gente que colapsan las ciudades gastando hasta lo que no tienen para no ser menos que el vecino.

Parece que alguien dio un pistoletazo de salida para que el mundo entero se lance a enriquecer a los comerciantes que casi a punta de pistola vacían los bolsillos de los incautos “consumidores” de supuesta paz, armonía y concordia.

Esas mismas calles engalanadas con guirnaldas y con millones de mortecinas bombillas encendidas, que apenas alumbran como una lamparilla pero que supuestamente alegran el paisaje.
Aceras sembradas de árboles sintéticos de navidad repletos de bolas de colores o abetos naturales adornados con lazos rojos chantajeando a los viandantes a las puertas de los comercios.

Los grandes almacenes se afanan en ser los primeros en llenar sus estantes con tentadores regalos y una enorme variedad de turrones, dulces y comidas que se empeñan en denominar “tradicionales”.

Los juguetes; esa parte tan importante para la formación de seres humanos, también son cosa de comercios y grandes almacenes que hipnotizan la imaginación de los niños y chantajean el bolsillo de los incautos padres que se sienten culpables por conceder poco tiempo a sus hijos y compran su cariño con esa multitud de cacharros que terminarán apilados en el trastero sin haber sido utilizados más que en un par de ocasiones ¡como mucho!

Las familias, salvo en raras excepciones, pocas veces se reúnen con verdadera armonía. Lo hacen –cuando lo hacen- para fingir un cariño que raramente existe, o para intercambiar absurdos regalos que -en la mayoría de los casos- ni gustan a quien los hace ni agradan a quien los recibe.

La Navidad es bonita cuando eres pequeño o cuando en la familia hay niños de corta edad y en la mesa no falta nadie, pero cuando ya eres consciente de los huecos que van quedando y que jamás serán llenados, la Navidad no deja de ser una época comercial que beneficia a muchos y “arruina” a demasiados.

Unos días en los que nos atiborramos tontamente de comida el estómago, mientras nos bombardean con mensajes de solidaridad para pellizcarnos el corazón con las desgracias ajenas. Esas desgracias que parecen desaparecer el día 7 de Enero y unos deseos de felicidad al vecino que se quedan en simples palabras vacías de sinceridad en cuanto se apagan los ecos navideños.

Reto a cualquiera a que me demuestre que no estoy en lo cierto.

Cuando todo el mundo se reúne, ríe, canta, se divierte y come a esgalla por simple gula, no piensan en quienes no tienen un pedazo de pan que llevarse a la boca ni en prestar un hombro amigo a quien necesite apoyarse en él.
Sin embargo cuando alguien se siente solo y triste, echa en falta las pequeñas cosas a las que nunca le dio importancia.

La Navidad es precisamente eso, echar en falta personas y situaciones que nunca regresarán, porque de tanto escuchar a todas horas lo bonita que es, se agranda la soledad de quienes no tienen nada, ni esperan llenar su mesa esos días de supuesta alegría, unión, armonía y buenos deseos.

Espero que esta crónica no le haga a nadie pensar que vivo amargada porque en absoluto es así. Simplemente tengo la valentía de decir, incluso por escrito, lo que pienso y no quiero sentirme manipulada ni siquiera en las supuestas tradiciones, porque yo mantengo, que la actual Navidad no es tradición, es hipocresía y no me creo esa supuesta “magia Navideña”, simplemente vivo con los pies en el suelo (aunque me torture la artrosis), y con los sentidos alerta para que no se me escape nada de lo que me rodea.

Sobre todo no quiero perderme la felicidad de compartir mi vida con quien lo hago, de disfrutar de la luz que irradian las miradas de mis hijas y la alegría de tener los hijos que ellas me han regalado. Ahora a esperar que lleguen los nietos –si llegan- para enseñarles lo que aprendí y para hacerles vivir la Navidad que mi abuelo me enseñó y que no tiene nada que ver con lo que ahora llaman Navidad, porque pese a todo, también la celebro.

Ahora mi Navidad es diferente. Intento vivirla cada uno de los días del año. Sin dejarme influenciar por absurdas tradiciones, creencias y chantajes emocionales.
Disfruto de cada momento como si fuera el último y procuro que mi familia y amigos sean felices sin necesidad de arruinarme para que otros se enriquezcan. Regalo a los míos amor a manos llenas, y de ellos lo recibo en idéntica medida… todos los días de mi Navidad, es decir, 365 al año.

Feliz año nuevo a todos mis amigos, a todos los que siguen mis Blogs y mis escritos, a mi familia y a los que me queréis un poco; a los que no, pues eso…

sábado, 13 de diciembre de 2008

TUNA DE CIENCIAS -VALLADOLID-

Ayer rebuscando antiguas cosas, encontré esta crítica que escribí hace años y aunque sea un poco “añeja”, como en su día no pudo ver la luz porque ni tenía Internet, ni hubiera sabido la forma de hacerla llegar, ahora, porque “nunca es tarde”, he decidido darla a conocer.
Quizás a nadie le interese o pocos recuerden lo que ocurrió, pero me apetece que se sepa por justicia y porque se lo debo a mi tuna. La titulé:

¿TONGO O ENVIDIA COCHINA? ¡AUPA CIENCIAS! -24-Mayo-1997

Soy una fiel seguidora de los congresos, certámenes y concentraciones de tunas que se celebran en Valladolid.
Suelo asistir a todos ellos porque me divierten y veo que hay muy buenos intérpretes sobre el escenario.
Además, me hacen reír con las bromas que a veces preparan los tunos para amenizar su llegada al escenario.
Naturalmente, no todas las tunas tienen la misma calidad musical; como en todo, las hay mejores, peores y muy buenas.

Rivales y hermanas, ya se sabe que entre las personas que persiguen unos mismos ideales; “aunque tú seas mejor que yo, nunca no te lo reconoceré”.

Para demostrar y mostrar cada una lo buena que realmente es, se ha creado el primer certamen de tunas del distrito de Valladolid al que también pertenece la universitaria de Palencia y la de Magisterio de Segovia.

El pasado sábado 24 de Mayo de 1997, asistí a dicho certamen tan ilusionada como siempre, esperando que esta vez las tunas se habrían preparado a conciencia para competir y ganar con honor, demostrando quien es la mejor tuna del distrito de Valladolid.
Durante la mañana todas las tunas se dieron cita en la plaza Mayor y a los pies del Conde Ansurez comenzó un precioso pasacalles que llenó de colorido, música y alegria la zona centro de nuestra ciudad.
El pasacalles también puntuaba para arañar votos a la hora de hacerse con el triunfo.

A las siete de la tarde en el palacio de congresos "Conde Ansurez" y al precio de 200 pesetas la localidad, daba comienzo el mencionado certamen de tunas del distrito de Valladolid donde nuestras estudiantinas iban a batirse para conseguir demostrar quien de ellas es la mejor de nuestra ciudad.
Primero actuó la Universitaria de Palencia que, salvo algún detalle, pasó sin pena ni gloria.
A destacar la horrible actuación del "pandereta" que no dio una sola nota bien. Musicalmente… ¡te queda mucho por aprender muchacho!

En segundo lugar actuó la tuna de Ciencias y como siempre, no sólo no me defraudó si no que logró emocionarme y ponerme el vello de punta y no sólo a mí, toda la sala gritaba ¡bravo! al acabar sus canciones rompiéndose las manos aplaudiendo su bien hacer.

Interpretaron en segundo lugar una canción que estrenaban ese día, “La Antigua canta”, compuesta por uno de sus miembros y que hizo que muchas personas de la sala tuvieran que sacar sus pañuelos para enjugarse las lágrimas. No eran los clásicos “Clavelitos” que todo el mundo corea, era una nueva y bellísima canción compuesta y trabajada por ellos mismos y que el público, como no podía ser de otra manera, premiamos el esfuerzo realizado. Esta vez al sonar la ultima nota, los aplausos y bravos fueron aun más intensos.

Después cantaron “La Jota de La Dolores”. Sonaban hermosísimas y afinadas las bandurrias, laúdes, bajos y guitarras; la voz del solista magistral y todos ellos cantaron con tanto amor que parecía que la misma Virgen del Pilar había bajado a darles las gracias por la maravillosa interpretación.
Al finalizar, nuevamente los aplausos vítores y bravos sonaron fuertemente en la sala que se “caía” emocionada.
Luego tocaron un popurrí que ya les oí en “Manos Unidas” y que interpretaron impecablemente, como siempre lo hace Ciencias.
Pensé que sin duda quedarían en uno de los tres primeros puestos –sin duda el primero- pero no quería juzgar demasiado pronto. Aún quedaba mucho por ver.

Lo malo es que los buenos siempre provocan la envidia de los que no podrán llegarles nunca ni a la punta de las cintas de la capa.

En tercer lugar actuó Medicina; nada que ver con lo que se espera de un competitivo certamen; ni siquiera de una simple actuación.
Daba pena ver cuatro monos haciendo muy mal las monerías sin estilo, sin gracia, sin nada que hiciera pensar que estaban luchando por ser la mejor tuna de Valladolid.
Espero que algún día sean buenos médicos, porque como sean tan malos como trovadores... tendrían que retirarse y dedicarse a otra cosa.

Después actuó la tuna de Magisterio de Segovia.
Exceptuando la breve actuación de un solista y la -como mucho regular- actuación de otro solista en una muy poco afortunada versión de “Noche de ronda” lo demás, una pena.
Primero de todo, su vestuario, raído, raquítico y ridículo. Para un certamen de esta categoría no valen esos trajes. Parecía que era un carnaval y que estaban disfrazados ridiculizando a la tuna.
Es verdad que el hábito no hace al monje y que tiene mucho valor sentimental la solera que un traje de tuno lleva consigo.
¡Si los trajes hablaran! Cuanto más roto, delata estar muy usado y mejor refleja las largas “noches de ronda”, aunque también es muy importante la buena imagen en un escenario y los futuros maestros segovianos absolutamente lo tuvieron en cuenta.
Señores, si habéis engordado o los trajes están que se caen de viejos, cambiadles por unos nuevos y los viejos que tiene esa “solera” y ese valor sentimental, guardarles con mucho amor para vosotros solitos.

¡Ah! y deberíais aprender a tocar mejor, que era una competición, no una simple comparecencia.

Tras el descanso actuaba la tuna de Derecho. Me dispuse a seguir disfrutando del espectáculo creyendo ¡ilusa de mí!! Que aun me quedaban por ver cosas nuevas, porque a priori, Derecho era una de las mejores y en aquel momento salieron a actuar.
De repente no supe si estaba en “Manos Unidas” 95 y 96 o en el certamen del “Río Esgueva” 95 y 96 o en cualquier otro evento musical en el que los escuché interpretar idénticos temas.
En vez de una actuación en directo, me parecía contemplar una pantalla de cine en la que veía repetidas las mismas actuaciones; sin cambiar ni una coma.

Debería estar en las bases del concurso no haber presentado en otra ocasión todas esas mismas melodías, o en todo caso, penalizar con puntos negativos las canciones ya interpretadas en la misma ciudad, aunque lo fueran en diferente congreso o certamen.

Debería puntuarse la originalidad de las canciones, porque repetir siempre las mismas, a base de “magrearlas”, naturalmente les salen “bordadas”.

Ciencias para la ocasión se prepararon a conciencia –me consta- interpretó por primera vez alguno de los temas; como dije incluso interpretaron uno propio e inédito y aun así, bordaron igualmente la actuación, demostrando la calidad musical que poseen.
Por eso para mí y para muchísimos de los asistentes, “Ciencias” fue la mejor, aunque tuvieron la “horrible” falta de pasarse 30 segundos en el tiempo establecido y desafortunadamente, eso sí restaba puntos porque estaba en las bases del concurso; aunque no fueron los únicos que se pasaron y no en tan irrisorios segundos, pero no les penalizaron.

Con ganas me quedé de gritar ¡¡TONGO!! Al escuchar el resultado de las calificaciones; que para mi fueron lo más irregular del certamen.
No es justo que los tunos sean los propios jueces siendo también parte, ya que no todos son ecuánimes al otorgar sus votos.

¿Es que no hay personas en el conservatorio o profesores de música o aficionados entendidos en Valladolid? No puedo creer que todos los tunos hayan sido justos en sus votaciones.
Han robado a “Ciencias” un trofeo que tenían ganado antes incluso de actuar. Son los mejores. Al menos ayer demostraron serlo y el público con sus aplausos lo dejó bien patente, no es que yo no sea imparcial.
Han demostrado envidiarles hasta el punto de quedarles incluso por debajo de la vergonzosa tuna de “Medicina”, a los que les digo que: no estéis orgullosos de un trofeo que no habéis ganado legalmente.

Y a los señores del jurado les digo que: se nota vuestro rencor descarado hacia la tuna de Ciencias, que pese a que en sus comienzos nadie creyó en ellos, han sabido conquistar el corazón de los vallisoletanos y sólo por eso, la envidia de sus tunas hermanas que no son capaces de equipararles ni mucho menos de superarles.

Si yo fuera madre de uno de los “ganadores”, le diría que en mi casa no quiero algo que han robado tan descaradamente a otros compañeros que realmente lo merecían más que ellos.

Con la mano en el corazón y por vuestro honor -si lo tenéis- decidme:
Cuándo habéis votado; ¿hicisteis tongo o era simplemente envidia cochina?

miércoles, 3 de diciembre de 2008

EXCURSIÓN A LA SIERRA DE LAS QUILAMAS



5-OCTUBRE-2008


Por segundo año consecutivo el Club Cicloturista de Alaejos organizó la ultima excursión cultural comenzado el otoño; y por segundo año también el buen tiempo acompañó a los participantes en ella, tanto en bici como a los senderistas o los que optamos por seguir en autocar una ruta alternativa.

También esta vez el autocar comenzó su marcha en Valladolid, camino primero a Tordesillas y finalmente Alaejos.

Con el vehículo repleto de gente abrigadita…, ¡¡por lo que pudiera pasar!! , comenzó esta última excursión 2008 rumbo a “La sierra de las Quilamas”.

A las diez y cuarto de la mañana avistamos “Monleón”. El sol brillaba y comenzaba a calentar, pero a esa hora no había tenido fuerza suficiente para derretir el manto de las primeras escarchas otoñales que cubrían parte del pequeño pueblo.

Almorzamos con lo propio porque no había bar –ni falta que hizo- donde tomar un cafelito a tan “temprana” hora. Una vez contento el buche, dimos un corto paseo para que privadamente los ciclistas pudieran enfundarse las mallas apropiadas para su deporte favorito.

Tras el corto pero intenso paseo, llegamos a tiempo de “dar la salida” al pelotón, que en esta ocasión estaba compuesto por seis fornidos chavalotes y por la aguerrida, y no menos fornida, a la par que delicada Alicia.

Cumplido este primer objetivo, a las diez y cuarenta el autocar reanudó la marcha hasta el cercano “Linares de Riofrío”, donde hicimos una parada de casi una hora para comprar pan, tomar café y pasear hasta encontrar y visitar la bonita iglesia de la Asunción.

La siguiente parada fue pocos kilómetros después en “San Miguel de Valero”, donde paramos el tiempo justo para apear senderistas.

No fuimos pocos los que optamos por esa ruta alternativa que antes mencionaba, con preciosas vistas y pronunciadas curvas. El pueblecito de “Miranda del Castañar” nos esperaba soleado y con temperatura exquisita, pero hubo que llegar hasta él por una carretera que en el mapa, que nos dio Gerardo, se asemejaba al intestino grueso de puro enrevesada…; y así les fue a algunos, que bajaron del autocar con la cara más blanca que el jalbiegue que vendía mi abuela Casimira.

Tratando de ayudar a los más perjudicados, nos afanamos en ofrecerles remedios que les aliviara el mareo y evitara que se repitiera en el inevitable viaje de regreso por el mismo camino.

Quizás el remedio que más gracia nos hizo a todos y con el que tuvimos mofa ya para todo el día fue cuando escuchamos: “ponte una tirita en el ombligo”. Ignoro si alguno de los afectados utilizó tan peregrino remedio, pero aseguro que imaginarles con una tirita en el “tete” es absolutamente efectivo para el cachondeo.

“Miranda del Castañar” es un pueblo precioso, el escenario perfecto de una novela medieval, tanto para ambientarla como para inspirarse y escribirla en una de aquellas casas de madera y piedra. Algunas calles empedradas, como lo estuvo nuestra añorada Plaza Mayor, son tan estrechas que sería imposible transitarlas a no ser “en fila india” y por personas de no demasiado volumen. Ahí se cruzan dos gordos que no se hablan y con tal de no retroceder se atrancan, y como no puede entrar la grúa para sacarles tienen que esperar hasta que se “esqueleticen”. (No se me ocurrió bobada más grande, por eso puse esta).

El ruido del chorro de una fuente cercana nos hizo acercar y con ayuda de las manos a modo de vaso pudimos dar unos sorbos de aquel agua fresca con un envidiable sabor a… agua. Algo que, a no ser embotellada, en pocas ocasiones podemos tomar sin que nos quede ese mal gusto a cloro… y esa alegría de disponer de ella con sólo abrir el grifo, sin tener que acarrearlo con el burro y las aguaderas en cántaros desde “El Caño”: ¡no vamos a quejarnos de todo al referirnos al agua!

Paseamos por aquel pueblo tranquilo, agotando el tiempo y disfrutando verdaderamente de la hermosura del lugar, antes de regresar en busca del autocar que había aparcado a la llegada en una bonita plaza presidida por un castillo que, aunque actualmente está en restauración, sigue siendo escenario de espectáculos taurinos celebrados durante las fiestas de septiembre (casualmente los mismos días que las nuestras): todo un lujo de emplazamiento, y es que en esto como en casi todo en la vida hasta para ser toro hay que tener categoría.

A la una y cuarto, muy a pesar de los afectados, circulábamos de nuevo por aquel intestino de hermoso paisaje que nos condujo de nuevo a “San Miguel de Valero” al encuentro de ciclistas y andariegos.

No tuvimos que esperar mucho para ese encuentro y el posterior desalojo del porta neveras del autocar. A Gerardo le habían dicho que encontraríamos un merendero cercano donde poder comer todos juntos como solemos hacer, pero ni estaba tan cercano ni nuestra hambre quiso esperar más. No podríamos compartir comidas, ese “¡toma! ¿quieres?” intercambiando exquisiteces. En esta ocasión no pudo ser; por eso decidimos entonces desperdigarnos por grupos, y entre buen humor, risas y chanzas, nuevamente dimos cuenta de las neveras que dejamos “aviadas” en un momento.

Daba gusto comer sobre rocas, entre pinos, con olor a resina fresca, que pegadita a la ropa algunos lucimos como “trofeo” en las posaderas el resto del día. Eso sí, no nos acostamos sin saber que la resina desaparecería fácilmente de la ropa frotando con un paño impregnado en acetona (quita esmaltes de uñas). Así de instructivas son las excursiones de nuestro club. Intercambiamos tan ricamente conocimientos y “trucos”, aprovechando al limite los momentos juntos.

Después de comer, y antes de volver al autocar, tuvimos tiempo de “bajar las migas” dando un paseíto por los alrededores del pequeño pueblo, para llenar los pulmones de aire puro y las retinas de vegetación y colores otoñales.

Sin perder un minuto del tiempo establecido y programado, lo siguiente fue – para los afortunados que consiguen dormir viajando- una siestecita en el autocar camino de “Alba de Tormes”, donde permanecimos una hora y cuarto visitando iglesias, pastelerías, tiendas y cafeterías (según el gusto y preferencia de cada cual).

Terminada la visita al pueblo donde descansa el cuerpo incorrupto de Santa Teresa de Jesús, quemamos la ultima hora y pico viajando hasta Alaejos, donde nos despedimos de los que allí terminaban su recorrido, haciendo lo propio en “La Torre de Sila”, donde con un “¡hasta la cena!” decían adiós las alegres tordesillanas.

A Valladolid “arribamos” puntualmente a las nueve de la noche. También nos despedimos con la nostalgia de saber que tenemos por delante un largo invierno hasta que con la llegada de la primavera podamos disfrutar del trabajo que, “desde mañana mismo”, comenzarán impecablemente a preparar nuestros organizadores y amigos del “Club Cicloturista” de Alaejos.

Un año más gracias a todos por vuestra compañía y colaboración, y un año más enhorabuena porque “salió todo rodado”.

martes, 2 de diciembre de 2008

RELATO DE UN VIAJE UN TANTO ESTÚPIDO

Voy a evitar los prolegómenos para no alargar demasiado la crónica de los hechos acaecidos en el mes de Julio.

Aquel aciago y caluroso día, llegué a la estación de autobuses con tiempo justo para tomar un cómodo coche que me trasladaría hasta mi pueblo.
Cual no sería mi sorpresa cuando me encuentro con un viejo autobús casi destartalado. Maldije mi suerte por no haber llegado a tiempo de tomar el nuevo.

Subí a aquel maloliente asador con ruedas atestado de gente abanicándose. Ya dije que el calor era de justicia y el aire acondicionado no funcionaba.
Me felicité al encontrar un asiento vacío a la izquierda del vehículo, así al menos no me iría dando el sol todo el camino.
A mi izquierda quedó vacío el asiento, pero desgraciadamente no por mucho tiempo.
Una de las últimas personas en subir fue un deficiente mental, gordo y sudoroso que de golpe ocupó ese asiento libre y parte del que ocupaba yo, lanzándome contra el cristal y dejándome prisionera entre el autobús y su culazo para el resto del trayecto. Naturalmente la situación se agravaba notablemente en las curvas.

Ni qué decir tiene que lo de deficiente mental es simple aclaración. No me molestan las personas enfermas, pero los ojos de aquel, me hacían temer una reacción nerviosa por su parte y que pudiera darme un mal golpe.

Mi compañero de asiento se ve que tiene otras costumbres que no hacen daño físico, pero si dañan el olfato, ya que de vez en cuando me llegaba un desagradabilísimo tufo.
No pude en la media hora de viaje dejar de utilizar mi abanico. Unas veces por el calor y otras por hedor.

No veía momento de llegar a destino para liberarme de aquel suplicio.
Por fin a la hora prevista, llegamos y salí de mi encierro para hacer transbordo a otro vehículo en el que hacer el resto del viaje sin la “airosa” compañía que venía sufriendo.

Subí buscando –como siempre- asiento a la izquierda.
Lo encontré pero casi en la ultima fila. Me dio lo mismo, aunque prefiero la mitad del coche mejor que el final. Saqué mi libro y comencé a leer con ánimo de alivianar el viaje.
Poco antes de arrancar el vehículo, subieron varios hombres y una mujer de nacionalidad extranjera.
Por su aspecto desaliñado; que no harapiento, parecían temporeros. Hablaban con grandes voces en un idioma que no entiendo.
Se acomodaron en varios asientos cercanos al mío inundando el coche de un desagradable olor a sudor.
Aclaro que el ser extranjeros es –como en el caso anterior- simple dato aclaratorio.

No tengo nada en contra de las personas que vienen a España a ganarse la vida, pero si lo tengo en contra de la gente sucia y ese olor –extranjeros o no- no era del trabajo diario, lo era de varios días sin pasarse una pastilla de jabón cerca de su cuerpo.
¡Ojalá eso hubiera sido lo peor!
A poco de reemprender viaje, dos de aquellos hombres se pasaron a los asientos justo detrás del mío. Pronto uno de ellos – que llevaba en sus manos una pequeña bolsita de lona- abandonó el lugar y se colocó en el asiento, sito delante de mí.
El que quedó detrás comenzó a hacer unos extraños ruidos. No quise en ningún momento mirar atrás. Salir de allí para cambiar a otro de los asientos libres, con el coche en marcha me daba más miedo que quedarme. No quería enfadar con mi actitud a aquellas personas.
Seguí con el libro en la mano delante de mi cara pero sin poder coordinar en mi mente ni una sola de las frases escritas en él.
Seguía escuchando aquellos extraños sonidos. Unas veces parecía que lloraba, otras que gemía o hacía algún esfuerzo fisiológico.
De pronto comenzó a inspirar con tal fuerza que parecía pretender extraerse las uñas de los pies a través de la garganta. Después escupía; supongo que en el suelo, no creo que con aquella actitud fuera tan cuidadoso de llevar un clinex para dejar aquello.
Repitió varias veces la operación de “limpieza” sin dejar de gemir o lo que fuera que hacía.
Mi miedo e incertidumbre no cesaban. Seguía clavada a mi asiento sin poder moverme y los kilómetros parecían no terminar nunca para llegar por fin a mi destino.

Creo que en aquellos momentos hubiera preferido al muchacho gordito y flatulento cerca. Todo con tal de no tener aquel ser respirando cerca de mi cogote.

Por fin, poco antes del final de aquel infernal viaje, salió de su “escondite” y se acercó a sus compañeros. Parecía ebrio. Permanecía de pie en el pasillo hablando torpemente con los ojos rojos como ascuas encendidas hasta que uno de sus acompañantes le obligó a sentarse.

Nunca sentí tanto placer al ver aparecer en el horizonte las torres de mi pueblo.
Bajé de aquel infierno con aire acondicionado a encontrarme con el “reconfortante” sol abrasador.
Respiré con alivio; mucho más al ver que aquellas personas tomaban un camino totalmente opuesto al mío.

Conclusión: en mi vida me he arrepentido más de no tener carné de conducir.

miércoles, 5 de noviembre de 2008

RÉPLICA A UN COMENTARIO DE BEBEN Y BEBEN… -5-11-2008


El pasado 29 de agosto colgué una crónica: “BEBEN Y BEBEN… Y VUELVEN A BEBER” (pincha el enlace y podrás leerla de nuevo).
Hoy, más de dos meses después, alguien ha dejado un comentario que prefiero contestar más extensamente, para aclarar las dudas que parece tener “Anónimo” y a él me dirijo en primera persona.

La primera frase de la aludida crónica era: “No se bien como empezar a exponer aquesta queja, sabiendo que nunca está bien visto a quien aconseja”.
Asumo que no sean bien recibidos mis consejos por niños como tú, que se creen mayores. Tranquilo, que lo de no ser mayor, se cura con el tiempo.
Lo de escribir atropelladamente, ofuscado, al borde del insulto y con pésima caligrafía, se cura con mas horas de estudio y menos mensajes rápidos al móvil.

En primer lugar: no hubiera estado mal que si querías reivindicar una inocencia y madurez que no pongo en duda, empezaras por ser valiente dando tu nombre (no es necesario apellido si no quieres) y después te recomiendo primero: que releas lo que escribes antes de pulsar “intro” porque con tanto enfado olvidaste redactar bien, que para eso, te aseguro que si tienes edad, y luego que no te acalores tanto, porque si hubieras leído con atención, te habrías dado cuenta que no culpo de nada a tu peña, aludo a ella, porque cierto fue que el cura -al parecer- se quejó del ruido.
En mi crónica ponía: “el cura con mucho tino pretende cerrar la peña, pero hay muchas don José, que cerrar si cierran esa…” Indicando claramente que en general, TODAS las peñas incomodan a los vecinos -evidentemente unas más que otras- porque son, cuando menos, ruidosas; tanto las de jóvenes, mayores, muy mayores o imberbes como vosotros. Y te aclaro antes de que te enfades, que imberbes no es insulto, es realidad, puesto que ninguno de los integrantes de tu peña habéis tenido siquiera necesidad de afeitaros la pelusilla del bigote, porque no os ha salido.

Si leyeras bien el “BEBEN Y BEBEN”… te darías cuenta que pone: “No son tan malas las peñas...”.
Desde que tenía tu edad, he pasado ratos inolvidables de sana diversión en las peñas a las que he pertenecido, por eso nunca renegaré de las peñas, pero hay edades, en que los padres deberían estar pendientes de controlar un poco más lo que ocurre en las de sus hijos adolescentes.
Tampoco dije en absoluto que "concretamente" en esa peña haya alcohol, pero tú si te has dado por aludido, cuando no interpretaste que hablaba generalizando, de niños jugando con alcohol y no sólo de tu peña.

No haber estado nunca dentro de ella, no impide que sepa que otras personas os han roto cosas y os hicieron “la vida imposible”, aunque como bien dices, como no me atañe, no opino sobre ello, para que cada cual se rasque sus pulgas.

Sin embargo sí opino –porque me da la gana y porque estoy en mi derecho de hacerlo- sobre lo que pienso de que es cierto –por mal que te siente- que cada vez son más jóvenes las criaturas que coquetean con el alcohol, con los cigarrillos y hasta con cosas mucho peores, sin intuir siquiera los perjuicios que no tan a largo plazo tendrán para su salud esos malos hábitos.

Pretendes hacerme creer que, como está prohibido, los menores no compran alcohol; también es delito destrozar la propiedad ajena y otros lo hicieron con la vuestra ¿no? De sobra saben quienes beben, las mañas para obtener la bebida.

Me dices que no soy quien para juzgar lo que hacen los padres y tendrías razón en reprochármelo... si lo hubiera hecho, pero no juzgué, sólo opiné y aconsejé consciente de que ni las opiniones, ni mucho menos los consejos son aceptados con agrado por quienes se creen omnipotentes y en absoluto son aceptados por niños, pues aunque te moleste, si realmente eres miembro de esa peña, no eres más que un niño jugando a hacerse mayor y alomejor temes que tus padres lean “BEBEN Y BEBEN”… y puedan darse cuenta de que están a tiempo de ponerle remedio a tu educación y comiencen a ayudarte para que seas “un hombre de provecho”, como seguramente les dijeron a ellos tus abuelos infinidad de veces. Aunque esa ayuda empiece por no dejarte hacer siempre lo que te de la gana y esto no sería represión, simplemente aprenderías a valorar tus logros y te esforzarías por conseguirlos. Créeme que para un futuro fuera de la protección de tus padres, te vendrá bien estar mejor preparado.

Si eres tan mayor, y te crees tan valiente, dale a leer a tus padres estas dos crónicas y tu comentario. Será un buen tema para dialogar con ellos sobre lo que pensáis. Quizás te sorprenderá lo maravilloso que es conversar y lo amigos que podréis llegar a ser.

Los errores de los hijos suelen pagarles muy caros los padres y si estas crónicas a uno sólo le abren los ojos, y llega a tiempo de poner remedio, me daré por satisfecha.

No voy a aconsejarte porque ya vi que no lo aceptas, pero intenta no olvidar lo que he escrito en estas dos crónicas; algún día es posible que me des la razón aunque sea como “anónimo” para que nadie sepa quien eres. Entonces te diré ¿lo ves? Hablaste sin saber ¡con lo feo que está eso!

jueves, 30 de octubre de 2008

¿Y AHORA QUÉ? Alaejos-30-Octubre-2008


Nos rasgamos las vestiduras y ahora quizás nos quedemos con el culo al aire.

Al parecer Macarena y Maribel ya se encuentran tan mejoradas que en breve les darán el alta médica y cuando esto ocurra, desean regresar a su casa. A esa casa de la Calle Casas Nuevas 23, lúgubre, sombría, húmeda, con goteras, sin agua corriente y con luz a 125W.

Si los doctores que las están atendiendo estiman que ya están listas para salir al mundo exterior y volver a una vida rutinaria, nosotros no podemos hacer más que pensar que están en lo cierto y preguntarnos ¿y ahora qué?

Nunca pensé que en tan corto espacio de tiempo podría curarse una enfermedad tan seria y arraigada como la que al parecer sufren estas dos mujeres que por –presuntamente- prescripción facultativa van a poder hacer en breve vida “normal”. Entendiendo que normal no era antes su vida, ahora tendrán que aprender a vivir como marcan los cánones de una sociedad a la que voluntariamente, renunciaron a pertenecer.

Acabo de leer la noticia en la página 5 del periódico “El Norte de Castilla” en la que sus hermanos –al menos uno de ellos- dice que no podrá hacerse cargo de ellas porque tiene 60 años y está en paro.

Cesar, el padre, según este mismo diario, será internado con toda probabilidad en una residencia geriátrica aportando los 600 euros que cobra como jubilado. Los mismos con los que se han estado sustentando hasta ahora él y sus hijas.

Ellas, imagino que serán ayudadas por “Asuntos Sociales” a reparar su casa para hacerla habitable y quizás también por los parientes tan cercanos que viven en Alaejos y que si antes no hicieron nada, por desconocer las circunstancias en que vivían, ahora será el momento de demostrar que desean ayudar.

El resto también podremos colaborar con la causa ayudando a Macarena y Maribel a integrarse en una sociedad que tan esquiva les fue y que: "sabiendo tol pueblo lo que ocurría", no les echamos una mano porque su aspecto y actitud nos daban miedo.

Si en verdad “ya están curadas” –pienso que más milagrosa que médicamente- ahora será el momento de que todo el mundo les echemos una mano; siempre que ellas lo permitan; cosa que dudo.

Por eso mi pregunta sigue siendo… ¿Y ahora qué?

sábado, 25 de octubre de 2008

PREMIO ME ENCANTA TU BLOG



Ya sabéis mis asiduos, lo mucho que me gusta dejaros lo que pienso en forma de crónica, criticas o “pó” como dice Carmelo “er más gaditá”.

Por mil cosas no puedo escribiros a diario y estos últimos días con tanto jaleo por lo que ha pasado en Alaejos, no he tenido tranquilidad mental para continuar con el desafío que me plantea “Paco el Jardi” por haberme regalado el “Premio me encanta tu Blog” al elegir mi Blog entre los seis favoritos y dedicarme palabras tan bonitas.

Cuando me “enganché” a esto de Bloguear, lo hice pensando que me leerían unos pocos amigos a los que tendría que dar la brasa a menudo para que lo hicieran.
Mi sorpresa ha sido mayúscula al ver que poco a poco voy teniendo muchas visitas; aunque el contador de vez en cuando se “escacharra” y como son de balde, al poner uno nuevo, o no me deja poner el numero de visitas que tenía el viejo; o se "estroza" enseguida y tengo que volver a buscar otra pagina de contadores gratuita.

Después de este aburrido prolegómeno, paso por fin a cumplir con lo que se me pide por haber sido premiada.

Como ya dije el premio me lo ha dado
“Paco el Jardi” al parecer: “porque le encanta que desde afuera, desde la nueva Castilla una vallisoletana pueda ser tan gaditana como él”.

Bien, pues ahora voy a deciros las sencillas reglas a cumplir. La 3ª es esto mismo: hacerlas constar:

1º- Enlazar a la persona que nos invita.

2º- Enumerar seis cosas sin importancia que nos hagan felices.

3º- Hacer constar las reglas.

4º- Elegir a seis personas que continúen con el desafío.

5º- Avisarles con un comentario en su blog.
Y AHORA A CUMPLIR.

1º-
Ya está enlazado y funcionando el enlace.

Voy a por la siguiente, aunque si me hace feliz, seguro que es importante, pero no necesariamente costoso ni difícil. A saber:

2ª-
Leer un buen libro cómodamente en una tumbona bajo el cielo azul que puedo ver desde mi patio en Alaejos, con la temperatura exacta y sin moscas.

- Poder conversar conmigo misma y escuchar mis propios pensamientos un ratito cada día.

- Una reunión familiar tan maravillosa como la del domingo pasado con nuestras hijas y yernos.

- Disfrutar de un amanecer en Alaejos y una puesta de sol en la Caleta.

- Caminar por Alaejos sin salir de Cádiz y por Cádiz sin salir de Alaejos; sin dolor de pies.

- Mirarme en sus ojos y besar sus labios, percibiendo que siente por mí lo mismo que yo por él.

3º-
Fue lo primero que hice.

La que sigue si está bien complicada.
Podría poner el primero y sin dudarlo “El Blog del Yuyu”, pero no quiero hacerle perder ni un minuto de su valioso tiempo en continuar con este reto que se plantea al conseguir el premio.
Tampoco voy a dárselo a Carmelo o al Jardi, porque ya lo tienen.
No se lo doy a mi “Tele-le Humor con sentido... del Humor ” porque no sería ético, (ni pelético, mucho menos pelambrético).
Relacionados con el carnaval gaditano, visito demasiados y no sabría cual de todos elegir.

A “Lo que me sale del bolo” de La Milá, tampoco porque seguramente tienen demasiados premios y no sabría en qué estante colocar este. Total: me estoy quedando sin blogs favoritos… Allá voy.

4º-
Fotoblog de Cádiz. Una de las mejores formas de pasear por Cádiz cuando no puedo hacerlo físicamente.

http://inmadecadiz.blogspot.com/ Porque siento que tendríamos muchas cosas en común y podríamos ser buenas amigas.

El blog de Manoleros.com. Este porque pone en contacto a las personas que han seguido siempre la trayectoria del cantante de Manolo García.

http://semanasantaenvalladolid.blogspot.com/ Porque sin menospreciar en absoluto las de otros lugares de España, la Semana Santa en Valladolid es maravillosa y aquí os la enseñan.

http://www.celtascortos.com/blog/ Me encanta su música.

http://www.fotosdevalladolid.com/ Aquí vivo y como veréis esta cuidad es preciosa… y sus habitantes ni somos tan “sosos”, ni tan antipáticos.

5º-
Voy a ello.

Un saludo para todos los que habéis decidido prestarme unos minutos de vuestro tiempo. Intentaré no defraudaros cada vez que decidais leerme.
Gracias

miércoles, 22 de octubre de 2008

ALAEJOS: NI DIOS NI DIABLO 21-10-2008

Los habitantes –o descendientes- de Alaejos, estamos indignados por la forma en que se ha tratado por los medios de comunicación el suceso de “la mujer hallada en la bodega y su extraña familia”.

Ha sido un desgraciado hecho puntual; muy desafortunado para quienes lo han vivido en primera persona.
Sin quitarle un ápice de importancia, porque la ha tenido, no olvidemos que en el mundo ocurren, incluso casos peores, y que no han llenado ni la mitad de los valiosísimos minutos televisivos, ni han dejado correr tantos ríos de tinta y papel como corrieron con este.

Es muy de agradecer que se cubran las noticias para que nadie sufra ni un minuto más de lo necesario, pero hay formas y formas.

Que una señora permanezca enterrada en la bodega de su casa durante seis u ocho años, ciertamente es noticiable. Que una de sus hijas haya estado encerrada en esa misma casa durante más de dos décadas, también es noticiable, pero de ahí a la polvareda que han levantado al convertir en sensacionalista un suceso luctuoso, y a todo el pueblo en un circo; me parece abominable.

Es obvio que este tema sólo interesa a los más allegados o a quienes deseamos que el buen nombre de nuestro terruño no sea vilipendiado y tratado como un poblacho tercermundista, puesto que la enfermedad mental de sus protagonistas ya se está tratando. Los vivos están a salvo, la fallecida enterrada y sus consanguíneos podrán continuar viviendo tranquilos porque al fin alguien les ayudó a solucionar ese “feo asunto” que pendía sobre sus cabezas.
Para el resto del mundo, ha sido la mejor ocasión para ejercer el chismorreo, puesto que algunos informativos se han interesado sencillamente en ofrecer la noticia; como debe de ser, pero para otros muchos programas, en este caso se han ensañado matizando detalles –no siempre veraces y contrastados- dejando de ser informativos para convertirse prácticamente en carroñeros ávidos de difundir lo escabroso del suceso, desmembrando los datos y cebando minutos de audiencia.

Finalmente, lo que menos importa al difundir la noticia, es la solución del problema que sufrían los protagonistas, sin darse cuenta que no eran actores de un guión de película macabra, eran seres humanos inmersos en su mundo y en el oscuro abismo de una enfermedad mental que les habrá proporcionado dios sabe qué atroces sufrimientos.

Ni somos un pueblo pequeño, ni ahora se nos conoce “gracias” a este escabroso suceso, porque Quevedo ya elogiaba los vinos de Alaejos y entonces ni había tele, ni periodistas presuntamente ignorantes, que aprendieron tan poquita geografía que no saben donde está situado este importante pueblo, ni estudiaron historia, porque tampoco oyeron nunca que en el castillo de Alaejos vivió confinada "Juana de Portugal", madre de “Juana la Beltraneja”, hasta que en 1469 don Pedro de Castilla la ayudó a escapar; o que Alonso I de Fonseca: Obispo de Ávila y Arzobispo de Sevilla, fue “Señor de Coca y Alaejos”…
Estos pequeños apuntes históricos y muchos más dieron esplendor y renombre al pueblo; no sólo hechos como el que nos ha salpicado estos días.

Es evidente que esta periodista de la primera cadena que todos pagamos, tampoco ha tenido el placer de contemplar la belleza de las torres de Alaejos; dos joyas arquitectónicas mozárabes, envidia de muchas catedrales, ni visitó jamás los monumentos nacionales que son nuestras dos iglesias de San Pedro y Santa María, que junto con la ermita de Nstra Sra de La Casita, fueron herederas a voluntad de la fallecida Teresa Villanueva, de millonaria donación; para la conservación de dichos templos y cuya noticia también tuvo su historia y su polémica en la prensa de hace algunos años. Aunque fuera por este otro tema, tendría que haberle sonado el nombre de Alaejos a la “desinformada informadora”.

Tampoco se documentó antes de hablar, de este “pueblo tan pequeño” como presupone que es, porque no sabe que tiene 9 concejales, dos escuelas funcionando, centro médico las 24 horas del día, polideportivo, piscina, varias asociaciones, un club cicloturista, biblioteca… e innumerables cosas que hacen de Alaejos un lugar moderno y maravilloso donde poder vivir tranquilos y sin meternos en la vida de nadie. Solidarizándonos y ayudando a todo aquel que vemos que lo necesita, y cuando no lo vemos, simplemente dejamos que la gente haga lo que quiera; exactamente igual que pedimos hagan con nosotros.

Una de las preguntas más absurdas y mordaces que he escuchado estos días fue: “¿¡Tan pequeño es el pueblo que no han echado de menos a una vecina durante tantos años!?

Aseguro que Alaejos es mucho más grande que un edificio de cualquier ciudad donde ocurren irregularidades penosísimas de las que o ni se habla, o no se tratan ridiculizando a sus “protagonistas” sólo por ser “pueblerinos”.
Repito que ha sido bueno que al fin descubrieran esas presuntas atrocidades y que los medios las dieran a conocer, aunque igual se hubiera solucionado sin tanto sensacionalismo.

Quién sabe, si a la puerta de alguno de esos "periodistas" vive un pederasta, un maltratador, un asesino, un “camello”, un ladrón, el hijo esquizofrénico que maltrata a su madre o un menor que veja a otro y no hacen nada, porque no se han enterado o simplemente porque no quieren entrometerse en las vidas ajenas por temor a una represalia del vecino conflictivo.

Comentaban en sus crónicas, como algo “importante” a destacar, que la casa está cerca del cementerio, cuando tampoco es tan verdad.
Cierto que la vivienda está en una de las calles del final del municipio, y los cementerios en un pueblo no suelen distar demasiados kilómetros del casco urbano, eso lo deduce hasta un niño pequeño sin estudios de periodismo, pero de ahí a “estar cerca”, va un abismo. Aunque ese dato hacía la noticia aun más “estremecedora”… “vivía al lado del cementerio y estaba enterrada en la bodega… ¡¡¡que miedo!!!

También destacaban que en dicha vivienda la luz es a 125w apostillando: “como en la mayoría de las casas del pueblo”.
Ese dato ni era relevante ni verdadero, pero sí daba al pueblo más aspecto de aldea… ¡¡mira tú que pueblaco será, que la luz funciona a 125!!

Otros afirmaban: “La calle Casa nuevas; antes llamada calle sin dios”, en tono de ¡¡Los que viven ahí son todos unos blasfemos!!
Tampoco contrastaron la información antes de ofrecerla de aquella forma insultante.

Antes de “Casas Nuevas”, la calle se denominaba “Onésimo Redondo” aunque es conocida por ese “mote” o “apodo”, porque somos tan chulos, que hasta la calle lo lleva, pero no porque sus vecinos seamos tan barriobajeros que “ni dios” nos quiere. Tiene su explicación.

Hace años; muchos, porque yo aun no había nacido, el sacerdote decidió que no pasara por allí la procesión del Corpus y al quedarse “sin Dios” procesionando por ella, la apodaron “calle sin Dios”.
Tampoco era relevante el dato, pero de esa forma, impregnaba la noticia de “morbo”, como si el hecho en sí, no lo tuviera de sobra.

Siempre repetiré que dentro de aquella casa de la calle Casas Nuevas, sólo ellos saben lo que ocurría y que todo lo que los vecinos “sabíamos” eran las habladurías que corrían por un pueblo de 1600 habitantes, pero no se puede denunciar a nadie porque otro “hable” de él.
La familia es la única que debería haber estado atenta para investigar si verdaderamente los insistentes rumores eran fundados. No sigan culpando al resto del pueblo.

El delito era un cadáver sin enterrar en “cristiana sepultura”, pero ni asesinato, ni homicidio ni accidente. Lo ocultó una mente enferma y sus más allegados no tuvieron redaños para investigar y ponerle remedio muchos años antes.

¿No dicen que en los pueblos todo el mundo es muy cotilla? Pues que vean que en Alaejos no nos metemos donde no nos llaman y como tampoco somos perfectos, a algunos incluso les gusta salir hablando en la tele para “vanagloriarse” de ese minuto en que “fueron famosos”, aunque hayan contribuido a mostrar la “catetez” de la que hicieron gala la inmensa mayoría de los que aparecieron en pantalla diciendo: “tol pueblo lo sabíamos”, cuando repito hasta quedarme afónica, que lo único que “sabíamos” eran sospechas y habladurías, porque ver y oír, nadie y nada.

Afortunadamente nuestro alcalde estuvo correcto y comedido en cada una de las entrevistas a las que por su cargo se prestó a realizar.

Sólo falta que a partir de ahora haya peregrinaciones a la Calle Casas Nuevas 23 para hacerse una foto a la puerta y coger pedazos de ladrillo de la fachada como amuleto.

Estos informadores hicieron sus crónicas a petición de jefes y audiencias; esta no es más que la mía a petición de la inocencia de mi pueblo.

sábado, 18 de octubre de 2008

MACABRO SUCESO OCURRIDO EN ALAEJOS-16-OCTUBRE-2008

También podría titularlo “La extraña familia”.
Me refiero al espeluznante caso descubierto en mi querido pueblo, cuyo nombre ha sonado en todos los informativos. ¡¡Lástima que no fuera para algo más amable!!

De puertas para dentro cada casa es un mundo y lo que ocurra sólo atañe a los que vivan en ella.

En boca de todos estaba el que en el Nº 23 de la Calle Casas Nuevas, ocurría “algo raro” y que el día que se descubriera saldríamos en todos los “Telediarios”. Así ha sido y ahora el buen nombre de Alaejos se verá empañado no sólo por el hecho, sino también porque sus habitantes no hemos intentado poner remedio mucho antes.
A “toro pasado” todos somos valientes, inteligentes y solidarios.

Por mucho que se sospeche, si no hay pruebas, no se puede "pegarle una patada a la puerta para entrar por las bravas" –como apuntaba en uno de los reportajes emitidos, una periodista irónica e incisiva con más ganas de hurgar en la herida que de informar- ni es lícito, ni moral ¡sólo faltaría! ¡¡Pues no habría pocas puertas que tirar abajo!!

Macarena nació en 1958 y a sus 50 años es una persona poco agraciada físicamente; delgada, amplia frente siempre despejada con el pelo recogido en prieta y larga trenza, los ojos saltones y mirada de perturbada. Solía salir pulcramente vestida con ropas de dudoso gusto, siempre con zapatos de fino tacón y maquillada “como una puerta”; sobre todo los labios en exceso perfilados.
Utilizaba crema grasa que daba a la palidez de su cara demasiado brillo y aspecto tétrico.
Su expresión inquietante y nula afabilidad infería temor al cruzarse con ella; bien en la calle o en la cola de la tienda, donde jamás dirigía la palabra a nadie que no fuera el tendero.
Siempre iba sola, excepto los primeros de mes que llevaba a su padre al banco para cobrar la pensión. En los últimos tiempos el hombre estaba tan deteriorado que lo llevaba, aunque muy limpio y arreglado; casi a rastras -desconozco que fuera en silla de ruedas como también se ha dicho-.

Para entrar o salir de su casa, apenas abría el hueco justo por donde pasar, jamás abrió la puerta de par en par; imagino que para preservar su intimidad de la mirada de curiosos.

Las persianas siempre estaban completamente bajadas y la puerta, de aluminio en su parte inferior, en la superior cristales tapados por dentro con papel de revistas para no dejar pasar ni un rayo de luz, daban a la casa un aspecto cuando menos siniestro.

Es evidente que Macarena era “rara”, pero nunca provocó trifulcas en el vecindario; ni en la calle agredió a nadie, lo que pasara dentro de su casa, sólo ella -y sus padres y hermana- lo saben.
Los padres de esta familia; Cesar y Petra fueron personas trabajadoras queridas y respetadas en el pueblo que como tantas otras familias de la época tuvieron que emigrar al país vasco buscando porvenir y allí vivieron hasta su jubilación. Macarena incluso se había casado en Alaejos -aunque vivían en el norte-, pero cuando regresó a vivir al pueblo con sus padres y con su hermana Maribel; (ésta nacida en 1952); ya estaba separada del marido que –otro rumor más- se decía que la dejó porque estaba “loca”.

A las hermanas siempre se les veía pasear solas, eran muy introvertidas; cada vez más, hasta que perdieron la relación con los vecinos y los parientes que también vivían en Alaejos –una hermana de Petra en la misma calle, en la casa frente a la de esta familia-.
De pronto hace más de 20 años Maribel despareció y Macarena a alguien le dijo que había discutido con ellos y se había marchado fuera del pueblo.

Como nadie había vuelto a verla en ningún otro lugar, comenzaron las habladurías y se especulaba con que quizás había muerto o incluso que Macarena la habría matado y enterrado en la casa. Algunas veces la imaginación no tiene límites.

Varios años después también dejó de verse a la madre enferma de cáncer. Parece ser que Macarena solía comprar en la farmacia muchas vendas y gasas para curar las heridas de la anciana y cuando de repente no las compró más; fácil fue “deducir” que la madre también habría muerto y serían dos los cadáveres escondidos en el pozo, el patio o la bodega de la casa.

Esto es lo que se sospechaba y provocaba cometarios macabros fomentados por el esperpéntico aspecto físico y la actitud desequilibrada que mostraba Macarena. Ahora, desafortunadamente, algunas cosas se han confirmado.

Este matrimonio tenía también otros tres hijos y hace algunos años, uno de ellos fue al pueblo para comunicar a los padres la muerte de otro. No fue recibido y aunque al parecer hizo algún intento, incluso con la guardia civil, no lo consiguió y se marchó enfadado sin denunciar o pedir una orden judicial para internar a su hermana enferma mental y liberar a sus padres.
Quizás no pensó que estuviera enferma, simplemente que se había convertido en dominante y "mala persona".

Este hijo jamás denunció la situación, y no olvidemos que en el pueblo también vivían otros parientes con los que al parecer estaban enemistados -a causa del mal carácter de Macarena- y aun con las sospechas que corrían, tampoco movieron un dedo por poner fin a las atrocidades que –supuestamente- ocurrían entre aquellas cuatro paredes lúgubres y sombrías. Por eso no se puede culpar al resto del pueblo de hacer lo mismo, porque repito que lo único que teníamos eran sospechas, comentarios y habladurías pero ni una sola prueba. ¿Y si les gustaba pasar el día en casa rezando el Rosario? ¿Quién somos nadie para impedirlo?

Quizás el encierro de los ancianos o no era tan involuntario o estaban tan dañados psicológicamente, que jamás pidieron ayuda; porque aseguro que jamás lo hicieron.
Era inevitable el comentario de por qué no pedirían socorro a los vecinos para ser rescatados cuando Macarena salía a la compra, -o viajaba a Salamanca que al parecer lo hacía a menudo- caso de estar realmente secuestrados contra su voluntad; a no ser que cuando ella salía los dejara atados y amordazados, que puestos inventar, somos muy peliculeros.

Mi casa está dos números más abajo de la de esta familia y aunque no es mi domicilio habitual, sí paso en ella el tiempo suficiente como para afirmar que jamás escuché ruidos sospechosos, ni golpes, ni llantos, peleas o quejidos; ni de día, ni en el silencio de la noche, salvo el ultimo verano que al pasar por delante de la puerta, alguna vez se oía el lamento del padre, pero al ser un hombre tan mayor, no era del todo extraño que así fuera.

Me contaron que hace algo más de un año Macarena lanzó a la calle una estufa de butano en llamas que apagó ella misma con ayuda de un vecino al que prohibió entrar en la casa para ver los daños que hubiera podido provocar el incendio.
Tampoco es para pensar mal; simplemente un accidente que podría ocurrirnos a cualquiera y no dejar entrar al vecino en este caso sería lo menos extraño.
Lo raro fue que se quemó las manos y no acudió al centro médico ni requirió doctor para curarse, pues por mucho que ninguno de los tres estuvieran inscritos en la lista de pacientes de la seguridad social de Alaejos, los médicos no se habrían negado a curarle las quemaduras.

Hasta hace unos tres años, tenían agua corriente, pero una avería que esta extraña mujer se negó a reparar hizo que tuvieran que cortarle el suministro para que no siguiera perjudicando a la vecina afectada.
Se abastecían del agua que acarreaba la misma Macarena de las fuentes públicas y que transportaba con su carrito de la compra en garrafas.

Ignoro si es cierto que no disponían de luz eléctrica en los últimos tiempos, pero aseguro que hace años, había ratos que por la noche tenían encendida la luz del patio.

Esa falta de agua y saber que en aquella casa había personas mayores, fue lo que hizo que los responsables del ayuntamiento denunciaran la situación a “asuntos sociales”, que se personaron -al parecer varias veces- en el domicilio y tampoco fueron recibidos por Macarena, lo que provocó que se cursara la petición de la orden judicial pertinente para poder entrar legalmente.

El pasado jueves 16 de octubre, Macarena había pasado largo rato durante la mañana paseando por el mercadillo que ponen en la plaza –cosa que suele hacer asiduamente- y cuando sobre las dos de la tarde llegaron a la casa la guardia civil y el 112, como era de esperar, opuso resistencia forcejeando y gritando como posesa, aunque enseguida pudo ser detenida.

Las personas que entraron tuvieron que utilizar mascarillas, pues si bien la casa estaba mas o menos limpia y ordenada, el olor a humedad y podredumbre era demasiado penetrante.

La sorpresa fue mayúscula cuando encontraron viva a la “desaparecida” Maribel sentada a la mesa camilla junto a su padre, ambos en estado deplorable. Aunque como apuntaba antes; de momento no se sabe si su encierro ha sido voluntario o fue sometida a un espantoso secuestro psicológico durante más de 20 años.

La que en un primer momento no apareció fue Petra; la madre, hallada a la mañana siguiente enterrada en la bodega de la vivienda y tapada con bolsas para basura.
Se especula con que ocultó el cadáver para poder seguir cobrando la pensión. Yo pienso que quizás lo hizo para no tener que celebrar un entierro y verse rodeados de gente.
Si durante años, cada vez que alguien se cruzaba con Macarena se hablaba mucho de qué sería lo que escondía, ahora tendremos tema para largo.

En estos días se han dicho y hemos podido leer, demasiadas cosas. Las inevitables habladurías de un pueblecito de alrededor de 1600 habitantes que estaban revolucionados con tanto periodista, “CSI” y tantas barreras policiales; toda una novedad para un pueblo tranquilo en el que “nunca ocurre nada” y que ahora “todos sabíamos lo que pasaba, pero cualquiera se metía; Macarena nos daba miedo”.

Todos echamos la culpa a otro para limpiar nuestras conciencias, otros estarán contentos por haber tenido su minuto de gloria apareciendo en la tele y contestando preguntas como si realmente supieran las respuestas. ¡Patético!, pero al fin y al cabo “humano”.

Ahora durante días no se hablará de otra cosa y cuando alguien me diga: “¡¡vaya con las cosas que pasan en tu pueblo!!” no tendré más remedio que sonreír y pensar que ojala alguna vez se oiga el nombre de Alaejos muy alto y se escriba con letras grandes y luminosas para algo bonito y no para “lo mismo de siempre”.

Las noticias vuelan tan deprisa, que he recibido correos desde Estados Unidos y desde Argentina comentándome que lo han visto en la tele… ¡¡¡qué importante es hoy Alaejos!!!

Si por cerrar la llave de paso de una vecina para evitar derroche innecesario de agua durante horas; porque olvidó cerrar un grifo, se nos tachó de “entrometidos” ¡Cómo vamos a denunciar que la vecina de al lado “es rara”!

Que nadie piense que para escribir la novela “La Madrastra” me inspiré en esta familia, aunque creo que en este caso, por dura que fuera la ficción, la realidad la ha superado con creces… ¿O no?

jueves, 16 de octubre de 2008

UN SUEÑO PROFUNDO, PERO NO ETERNO -22-01-2008

Quizás es añeja la crónica, estaba olvidada en un archivo y hoy por casualidad di con ella. Ahí os la dejo para que la disfruteis.
Estaba desayunando cuando escucho una noticia que lejos de “acojonarme”, juro que me causó risa.
A un señor octogenario que en Chile ha vivido siempre, no sé qué causa sería, que se murió de repente.
Era una familia humilde y en lugar de tanatorio, en la casa del finado le hicieron el velatorio.

Rezaban sus allegados por la muerte del abuelo, que tumbado en su ataúd, iba derechito al cielo. Mas unos golpes se oían procedentes de la caja, que el viejo con su mortaja acababa de estrenar.
Un sobrino dijo ¡calla! Que se oyen del interior. Corriendo salió hasta el cura cagado por el terror.

Buscaron las herramientas necesarias con premura, liberando con soltura al señor de su tormento, puesto que no era el momento, de ocupar la sepultura. Quitan la tapa enseguida, de la caja del vejete, que saluda algo aturdido viendo a tanta gente amada, de negro, con lagrimones; por corbata los cojones, mirándole acojonada.

Suerte que el hombre aturdido ha olvidado lo ocurrido y no se acuerda de nada.
La funeraria enfadada dice que no se hace cargo, de una caja que no es nueva, porque la ha dejado usada, y otro muerto escrupuloso no querrá usar el despojo del muerto que creían muerto pero había resucitado. Aquel viejo que abrió el ojo, cuando iba a ser enterrado.

(lo de la funeraria y el cura corriendo es invento mío. Lo de la familia acojonada, imagino que así sería, el resto forma parte de la tal noticia)

martes, 2 de septiembre de 2008

LOS MONSTRUOS DE PUEBLO EN VALLADOLID


Este próximo fin de semana, Valladolid va a tener el honor de contar entre sus actuaciones festeras con la mejor chirigota de Cádiz: “Los Monstruos de Pueblo”.
No es pasión de chirigotera o de carnavalera “gadisoletana”, sin lugar a ninguna duda esta es la mejor de las chirigotas que la pasada edición de carnaval pisó las tablas del Gran teatro Falla gaditano.

Yuyu y Sánchez Reyes, son autores e interpretes de ella y acompañados por el resto del grupo harán las delicias de los vallisoletanos amantes de este importante genero musical; que somos muchos.

Este viernes día 5 de Septiembre de 21 a 23 horas; el sábado 6 de 13 a 15 y de 21 a 23 y el domingo 7 de 13 a 15; las calles de Valladolid se llenarán de monstruos; de los monstruos más inofensivos simpáticos y amables del mundo que nos contagiarán la alegría chirigotera, y podremos disfrutar con los chascarrillos del incomparable Yuyu.

Recomiendo buscar por nuestras calles a este grupo de buena gente. Que noten que en Valladolid no somos tan antipáticos como el mundo piensa y que se lleven de aquí, en su primera visita, el mejor de los recuerdos para que deseen volver pronto.

Que Valladolid los enamore como Cádiz enamora a quienes lo visitamos. No tenemos mar, ni Caleta o Puertas de Tierra, pero tenemos un precioso Pisuerga y muchas calles y plazas donde ellos puedan sentirse a gusto ofreciendo su arte.

No asustarse al ver Dráculas, Hombres lobos, Frankensteines y momias. Quedarse a escucharles y partirse las manos de aplaudir… es lo que sin lugar a dudas pienso hacer este próximo fin de semana.

Bienvenidos a la vieja castilla, mis queridos “Monstruos de Pueblo”.

viernes, 29 de agosto de 2008

BEBEN Y BEBEN… Y VUELVEN A BEBER

No se bien como empezar a exponer aquesta queja,
sabiendo que nunca está, bien visto a quien aconseja.

Aunque no es mi pretensión, ponerle al tema tensión,
ni ser sabia ni sabihonda, ni ya estoy fuera de onda,
pero es buena esta ocasión, de intentar poner cordura,
porque me han dicho que al cura, le molestan los guateques;
la peña de adolescentes que no dejan de hacer ruido;
las gentes están molestas, nadie puede estar tranquilo
y aun no han llegado las fiestas.

Todos los años lo mismo; aunque cada vez peor,
los niños empiezan antes a jugar con el alcohol.
Son un montón de criaturas que están molestando al cura
que lo tienen de vecino, y el cura con mucho tino
pretende cerrar la peña
Pero hay muchas don José, que cerrar si cierran esa,
y aunque la razón le de, no porque sea usté el cura
es más grave el desatino, pues son muchos los vecinos
insomnes por estas fechas.

Porque el problema es más grave,
no es sólo el ruido o los gritos, ellos se creen muy listos;
si no hay nadie que lo frene, la vida será un desmadre:
es complicado ser padre, no es fácil, ni hay quien enseñe,
como educar a los hijos cuando son adolescentes.

No son tan malas las peñas, vigilando con cien ojos,
que tu hijo no beba de mas y en el pueblo no cause destrozos,
que el mas grave se lo va a causar
a si mismo, cumpliendo su antojo,
sin pensar que bebiendo tan pronto,
de borracho lo van a tratar y enseguida serán un despojo.

Me pregunto quien tendrá,
la culpa del desatino; pues echársela al vecino
en este caso no cuela, no es la culpa de la abuela
quizás tampoco del niño, que harto de amor y cariño
confunde sus aficiones con cumplir todos caprichos,
sin querer obligaciones.
En cuanto se ven crecidos, ya piensan que son mayores
y como están convencidos, piden los mismos honores,
aunque luego no valoren todo lo que han conseguido.

Apenas sueltan los niños el chupete y los pañales,
se ponen como animales con sus jóvenes hormonas;
las niñas se visten monas y los niños sin bigote,
se agarran a las litronas y se vuelven carajotes.

Por su forma de actuar,
aun no tienen la certeza que les falta la cabeza;
pues son críos todavía y se pasan todo el día
rascando el bolso a los padres que caprichos no les niegan,
y no miran cuando llegan a casa algo “tambaleados”.
Los padres acojonados disculpan la borrachera
y les dan una aspirina
en vez de una pellizquina y un castigo bien “copado”.
Les cubren con arrumacos y si alguien les previene;
a capa y espada al nene defiende el padre enfadado
y niega la borrachera en lugar de castigarlo.

La primera vez quizás, les pille desprevenidos,
aunque habría que evitar
que a casa puedan llegar una vez más “recocidos”.
No es mal padre el que educando,
lleva a sus hijos consigo hasta que hayan madurado;
nunca ser tan permisivos, dejando suelta la cuerda;
dejando hacer al muchacho lo que a la gana le venga;
lo que le sabe del nabo, como dicen en su “jerga”.

¡Yo es que no puedo con él! ¡Con ella yo es que me abrumo!
Dicen los padres de hoy día, sin mirar que como el humo,
se esfuma su autoridad.
Demasiada libertad no es buena a edad tan temprana,
ni este escrito es con “inquina”, ni busco que me hagan caso,
y si esta vida es de paso, mejor que sea divertida,
pero diversión sin trampas, como lo hacíamos antes,
con cerebro y alegría; sin aditivos ni “colorantes”.

No saben limpiar sus mocos
y se ponen como locos de cerveza y mil brebajes,
llegan a casa salvajes y el padre mira a otro lado,
que ha llegado muy cansado y sin tiempo de escuchar,
que su niño ya quiere “alternar”
y ahora juega al escondite a las bolas o a pillar,
aunque sea una cogorza, de lo mas descomunal.

Mami me voy a la peña; no bonita, estudia un rato.
Mamá, ¡me voy a la peña!; vale hijito acepto el trato
con tal de que estés contento, aunque suspendas otro año,
aquí estarán mis riñones, un año más trabajando
para que tu no te esfuerces, seré yo quien pague el pato.

No quejarse los padres después, de que el niño le salió rebelde,
porque un niño no sabe qué hacer,
es el padre quien debe poner, el remedio; pero no se atreve,
y el castigo es liviano en extremo, cuando nota que su niño bebe
¡en exceso!; que no una copita y le pasa por alto el agravio
sin castigo o una regañina.

No amenaces con un escarmiento, que amenaza no causa remedio,
haz que cumpla completo el castigo,
aunque al niño tengas que llevar, todo el día pegado contigo,
hasta que haya cambiado el chaval, o comprendas que ya está maduro.
Si demuestra que es responsable, en castigo levanta la mano.
Que no olviden que aun son muy niños; que regresen a casa temprano,
pues sus padres velan su futuro, con mil ojos lo están vigilando.

lunes, 25 de agosto de 2008

NOTICIA: INFORMACIÓN O MORBO

Cuando no hay más información que dar sobre un suceso, la noticia se convierte en morbo.

El pasado miércoles 20 del corriente mes de agosto, tras enterarnos del terrible accidente sufrido por un avión con más de ciento setenta personas a bordo, todos estuvimos pendientes de la información para saber el alcance de la tragedia; rezando –quien lo haga- porque no nos hubiera tocado de cerca la pérdida de algún amigo o familiar por lejano que fuera.

Saber la evolución de los heridos y el conteo de fallecidos es información que agradecemos, porque una noticia así, nos impactó a todos. Ver imágenes en directo del lugar del suceso es algo frecuente desde hace muchos años y sentarse a mirar la tele casi sin aliento pensando en las victimas también.

Al lugar del suceso acuden con prontitud los servicios de emergencia para prestar su ayuda y se ven invadidos y en muchos casos entorpecidos por los periodistas que ávidos por ser los primeros en dar la noticia llegan en masa.

Los periódicos intentan que las portadas de sus diarios lleven impresa una foto; cuanto más escalofriante mejor, con titulares impactantes y redacción repetitiva con tal de llenar hojas con un sensacionalismo que roza el absurdo.

Los medios audiovisuales se apresuran en retransmitir las imágenes; estrujan lo ocurrido para llenar horas de televisión, emiten programas especiales que muestran una y mil veces las únicas grabaciones que consiguieron de la confusión de los primeros momentos y para no repetir esas primeras imágenes, lanzan a la calle en tropel a los enviados especiales.
No importa si son los menos experimentados o con menor tacto y sensibilidad para hacer preguntas; ellos persiguen a las familias de los accidentados en busca de la historia que cada uno dejó atrás, o los proyectos truncados de los que corrieron con la peor suerte: a esto le llamo morbo y a la forma de abordar a una persona desolada por lo que le está tocando vivir y que en esos momentos de confusión lo único que quiere es que le den noticias de los suyos y que les dejen tranquilos; a esto casi me atrevo a denominarlo “aberración”.

La guerra por la audiencia; por ser el que más hondo meta el dedo en la llaga no tiene límites.
Preguntas absurdas, sin el menor atisbo de tacto con respuestas que el mismo entrevistador se responde a si mismo, porque es demasiado evidente la contestación.
Después esos mismos medios de comunicación invaden los cementerios para no dejar a los dolientes realizar tranquilos un acto tan íntimo como es enterrar a sus muertos.
Da igual, parece que lo único importante es vender el dolor ajeno.

Naturalmente si sé todo esto, no es porque me lo hayan contado, si no porque yo también he sucumbido a quedarme frente al televisor “informándome” de lo ocurrido y luego seré una más que comente que el amigo de mi cuñada que tiene un tío, que conoce a un primo, vecino de uno que no cogió el avión porque…
El que esté libre de culpa tire la primera piedra, pero lo que sobra; está de más.

Descansen en paz las víctimas que emprendieron viaje sin imaginar que sería el último; pronta y total recuperación a los supervivientes y descanso y resignación para los que lloran con las manos y el corazón vacíos.

jueves, 21 de agosto de 2008

MUTUAS DE ACCIDENTES Y SUS DOCTORES-19-8-2008

Quizás no todos los médicos de las mutuas de accidentes, presuntamente, antepongan su obligación de enriquecer a la compañía que les paga el sueldo a costa de la salud de las personas desafortunadas que sufren algún tipo de accidente y deben acudir a su consulta para ser evaluados. Quizás no todos, pero estoy segura que la mayoría de estos médicos merecerían sentir en propia piel que les traten con la misma indiferencia o incluso con el mismo desprecio con que ellos actúan ante un enfermo.

Cierto que quizás es muy cansado tratar a diario con excesivas personas que se quejan en demasía con tal de cobrar indemnizaciones mucho más elevadas de lo que por la lesión les corresponde, pero para diferenciar a los que mienten de los verdaderamente dolientes, está la inteligencia que adquirieron estudiando la carrera de medicina, y por la que se supone cobran un elevado sueldo.

Un enfermo; un lesionado, además de sus dolores y la contrariedad que supone no poder hacer su vida habitual al sufrir un percance por leve que sea; tienen al mismo tiempo que enfrentarse a un doctor que no serviría ni para veterinario, porque los animales también merecen ser tratados con cariño cuando enferman.

Ayer visité con mi hija la consulta del “médico de la mutua”. La muchacha llevaba puesto un collarín prescrito por un médico de urgencia al que acudió tras sufrir un golpe al volante de su coche que le provocó “contractura y latigazo cervical”; lesiones suficientemente importantes como para dejar secuelas si no se tratan y reposan adecuadamente.

Su doctor de cabecera corroboró que dicha lesión necesita una semana de collarín y reposo relativo; incompatible con su puesto de trabajo.
Pues bien, este señor de bata blanca y sueldo presuntamente elevado con nómina en la mutua “Fremap”, recibió a mi hija en su consulta, miró las radiografías que mostraban claramente las lesiones aludidas, valoró sin duelo el cuello y brazos de la paciente y fríamente la informó de su “perfecto” estado para trabajar y le ordenó quitarse el collarín porque –según él- no le servía para nada.

Este señor, lo que hizo fue arrimar su ascua a la sardina de la empresa que lo tiene contratado.
En ningún momento pensó en la salud de la paciente ni en las posibles secuelas que pudieran derivar del tratamiento erróneo.
No valoró que es preferible dos días de baja laboral para curarse que toda una vida con problemas cada vez peores y que a la larga tienen mayor “coste” de salud y por supuesto económico, para la compañía o la seguridad social.

Es fácil que paguen justos por pecadores, pero repito que para eso está la inteligencia del doctor; para darse cuenta si quien tiene delante finge o realmente tiene una lesión de al menos una semana –como opinaba el medico que valoró a mi hija en urgencias.

Estoy segura que si la paciente hubiera sido hija de aquel “doctor”, o si él mismo sufriera idéntico percance, habría actuado de forma bien distinta.

Podría entender que las lesiones que reflejaban las radiografías, y las molestias que sufría mi hija al entrar en la consulta, hubieran desaparecido milagrosamente al ser tocadas por las manos de aquella eminencia –si lo fuera- pero lo que no se puede tolerar en un médico -por muy cansado que se encontrara-, es la actitud de indiferencia y antipatía con que trató a un ser humano lesionado.
Si no sirve para ejercer su trabajo, que deje el puesto a otra persona más competente y si él después de estudiar, presuntamente, una carrera de medicina; no tuviera vocación de médico, que pida el traslado a una cantera y destripe terrones, que esos no necesitan trato amable.

lunes, 18 de agosto de 2008

LOS MISMOS EN ALAEJOS


No me refiero al otrora famoso trío vallisoletano que viajó a Mallorca volando en los años sesenta y aterrizarán en Alaejos pasada su propia sesentena el próximo “día la víspera” (7 de septiembre para los no alaejanos, descendientes o simpatizantes); para deleitarnos con sus canas, carnes blandas, repertorio añejo y voces más cascadas que nueces en Nochebuena.

Mi pueblo tiene unos mil seiscientos habitantes, por eso no es extraño ver siempre las mismas caras.
Es natural que los mismos colaboren, los mismos concursen, los mismos deliberen como jurado y los mismos ganen los concursos, para que los otros mismos; que ellos también son los mismos mismos, siempre le pongan pegas a todo.

Los hijos y nietos de los primeros mismos, desde pequeños colaboran, trabajan, se involucran en cada fiesta, ya sean carnavales, desfiles de peñas, concurso de limonada o lo que toque.

Hace años no había premios; ninguna recompensa a sus esfuerzos por ser los mejor ataviados en el desfile de peñas o en carnaval y aun así su animo y el orgullo de haber hecho algo gratuitamente por su pueblo era su recompensa. Pues desde que si hay premio al mejor o al que más anima, justo es que se esfuercen más y justo que si son los mejores, lo ganen, aunque despierten las envidias de los otros mismos.

Esos otros mismos; los que sólo critican como malo el buen hacer de los otros, ahora concursan y pretenden ganar sin esforzarse o es que por la falta de costumbre o de buenas ideas, su esfuerzo es nulo y por eso no ganan o alcanzan sólo premios inferiores. Entonces es cuando se enfadan, gritan “tongo” hasta desgañitarse y protestan porque siempre son los mismos los que ganan… Hay que saber perder y si no queréis que ganen los mismos, ser vosotros mismos los que trabajen hombro con hombro para ganar; aunque sólo sea el derecho a protestar.

miércoles, 13 de agosto de 2008

CÓMO BAILAN LOS CABALLOS ANDALUCES


Espectáculo del arte ecuestre que tuvo lugar en la plaza de toros de Valladolid el pasado 24 de Julio del presente 2008

Fotografía obtenida en: www.nortecastilla.es


Si el caballo es un animal hermoso al que sólo le falta hablar para ser “humano”; los caballos andaluces lo son aun mucho más.

Como apunté en el título, el día 24 de Julio, disfruté –por cuarta vez en mi vida- del espectáculo “Cómo bailan los caballos andaluces”.
Eran las diez de la noche cuando comenzó la alocución que casi conozco de memoria. Escuchar la misma voz, me transportó por un instante a la Real escuela de arte ecuestre de Jerez de la Frontera; donde pude ver los preciosos ejemplares las otras tres veces.

Desde la primera vez que lo vi, me cautivó la belleza de un espectáculo donde caballo, jinete y música se funden en mágica armonía.
Los caballos danzan con tanta suavidad que parece que los cascos no llegaran a rozar la arena.

La música de Manolo Carrasco y Luis Cobos son el complemento perfecto para la danza equina.

Durante más de una hora era imposible quitar la mirada de lo que ocurría en la arena del coso vallisoletano.

Una vez finalizadas las coreografías de las distintas modalidades, los diez caballos que acababan de actuar en ultimo lugar, salieron del rectángulo que delimitaba su espacio en el redondel de la magnífica plaza de toros vallisoletana, para dar una vuelta al ruedo al hilo de las tablas recibiendo el caluroso aplauso del publico asistente, que puesto en pie aplaudía con fuerza, mucho más cuando comenzó a escucharse la grabación del pasodoble con sonido a jota castellana interpretado por “Candeal”.
Entonces los caballos de nuevo fueron entrando en el rectángulo central del coso e interpretaron su hermosa danza al son de las palmas que acompasaban el pasodoble “Barrios de Valladolid”, fundiendo su danza de corcel andaluz con la música castellana hasta desaparecer por la puerta del patio de caballos.

Una vez más la magia del espectáculo llenó mi espíritu de dulces sensaciones que espero volver a sentir en una próxima ocasión.

viernes, 8 de agosto de 2008

HOMENAJE A LOS REPRESALIADOS EN ALAEJOS DURANTE LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA


SILENCIOS ROTOS.
Con este título se publicó un dossier con algunas de las historias de incomprensible barbarie acaecidas en Alaejos al comienzo de la guerra civil.
Podréis leerlo completo en: http://www.alaejos.net/colaboraciones/silencios.pdf

El pasado sábado 2 de Agosto, se han celebrado en Alaejos actos de homenaje y recuerdo a algunos de los caídos durante esa cruenta guerra española.

Ha sido arduo el trabajo realizado hasta encontrar los restos de algunas de las personas que fueron represaliadas durante aquellos infaustos días de irraciocinio y locura.

El amor por un ser querido no muere con él y si además es arrebatado por la fuerza, deja una huella imborrable; con el dolor añadido de haberlo perdido injustamente y en este caso; además no saber siquiera donde dejaron su cuerpo tras asesinarlo.

Con el tiempo quizás se apacigua el rencor hacia quienes cometieron las atrocidades que tuvieron lugar, pero jamás el olvido a los seres queridos y el deseo de justicia y honra a su memoria o el honor de enterrarlos dignamente.

Para todos los que murieron durante la guerra española, y para sus familias, son estas líneas de sentido homenaje, pero quiero destacar de entre ellos a una persona que conocí y me mostró especialmente su afecto –aunque nada tenga que ver con este caso-.

Estoy segura que para María Losada “la Tocinera”, este hubiera sido un día muy importante, pero sus maltrechas neuronas casi centenarias, la mantienen en la nebulosa del olvido.
María luchó durante toda su vida por buscar la justicia y la tumba de sus hermanos caídos injustamente a manos de sus iguales durante la cruel guerra civil.
Ellos; como tantos otros, apenas tuvieron tiempo de luchar, pero si de defender con honor y sin armas sus ideas.
El único crimen que cometieron, fue el de que esas ideas no fueran las mismas que las de sus verdugos.

Los hermanos de María, eran personas cultas, con carrera; cosa no demasiado habitual en la época y que llegaron a ocupar cargos importantes en el pueblo y fuera de él. Quizás por eso fueron blanco fácil de las iras, envidias, y las armas de sus enemigos.
Otros, para morir no necesitaron ocupar cargo alguno; eran simplemente jóvenes, viejos o padres humildes de familia, cuyo delito fue convivir entre congéneres; quizás hasta entonces amigos o familiares, que sedientos de venganza, cobardemente manchaban sus manos con la sangre inocente de sus victimas.

Desde niña recuerdo a María junto a su madre; ambas de luto riguroso; sentadas junto a la ventana, tristes, contemplando pasar la vida de los demás. Nunca se casó, nunca tuvo vida propia. De alguna manera, ella también fue asesinada en el momento en que lo fueron sus seres queridos.

María no sólo perdió a sus tres hermanos durante la guerra. También perdió a su novio y tuvo que ver seis largos años a su padre entre rejas, tan injustamente como lo estuvieron miles de españoles.

Al igual que la de María; otras muchas familias sufrieron en sus carnes la atrocidad de perder algún ser querido en parecidas circunstancias y no tuvieron siquiera el consuelo de poder enterrar sus cuerpos y honrar su memoria.
No tuvieron un lugar donde llorar o depositar flores, porque por décadas estuvieron (y algunos lo estarán para siempre) ocultos en la maleza de una cuneta o enterrados en cualquier pinar sin una señal que delatara que allí había restos humanos con tiros en la nuca, asesinados o masacrados. Murieron como mártires, aunque nunca estuvieron, ni estarán en los altares.
Dejaron sus familias rotas por una barbarie que nunca debió suceder y jamás debería volver a repetirse.
Al dolor de la perdida de padres, hermanos o hijos, se unía el drama de tener que salir adelante sufriendo muchas calamidades y sacrificios, viéndose obligados a tragar su amor por los que murieron y su orgullo de saber que murieron como héroes y mancillaban su memoria. Teniendo que vivir al lado o incluso servir humillados a quien apretó el gatillo.

Los restos de algunas de aquellas personas asesinadas, han sido recuperados y sus familias al fin tendrán una tumba que recuerde su nombre y su injusta y prematura muerte.
No es afán de venganza como quieren pensar algunos, si no de justicia y honor a los muertos y sus familias. El mismo honor que recibieron los caídos del bando vencedor.
Todos ellos perdieron la vida por España y es justo que sean honrados en igual medida. Los muertos de guerra ni ganan ni pierden batallas, pierden la vida y merecen idéntico reconocimiento.

Si Dios no hace distinciones entre sus hijos, ¿porqué los muertos vencedores merecieron más honor que los vencidos? Me refiero sobretodo a los que murieron por sus ideas sin haber empuñado jamás un arma ni aun en defensa propia o los que murieron en el campo de batalla y que obligados por las circunstancias no tuvieron mas remedio que empuñarla para defender su vida.

Descansen en paz todos los caídos durante la guerra civil y los que esperaron en vano la justicia.
Mi más sentido pésame a los que hoy por fin han podido enterrar los restos de aquel familiar por el que tanto penaron y mi abrazo cariñoso para los que la enfermedad o la propia muerte, no les permite la alegría de ver cumplido su deseo de enterrar dignamente a sus caídos.

BIENVENIDOS...

... A este Blog creado para difundir noticias e historias de mi pueblo. Espero que encontréis aquí lo que andabais buscando. Si no es así y creéis que puedo ayudaros a conseguirlo, dejad la pregunta en un comentario, y a la mayor brevedad será atendido. Gracias por venir.